¿Cómo mejorar la crema de verduras?

Estas no son serán tus típicas cremas de boda y quince años.
cremas

La crema de verdura puede ser una preparación algo monótona e incluso considerada anticuada. Pero si les pones un toque de sabor y textura, se vuelve mucho más interesante. Aquí las mejores formas de elevar la preparación de tus cremas.

También te puede interesar: Tips para hacer los mejores souffle pancakes

Nunca subestimes el poder de los champiñones

Aunque en lo últimos años el champiñón ha perdido un poco de popularidad y otras zetas y hongos han entrado al juego (lo cual nos hace muy felices), los champiñones siguen aportando mucho a un plato. En el caso de la crema, hay que cortarlos en tiras delgadas y hornearlos por 10 o 15 minutos hasta que estén muy dorados. Después, los puedes agregar a tu crema, lo cual le dará textura y un elemento sorpresa al probar. Si quieres darle un toque aún más especial, combina con unos tomates rostizados y picados en cuadros.

Adiós camote molido

La crema de camote es muy popular en el norte de Estados Unidos durante el invierno. Lo típico es molerlo, mezclarlo con nuez moscada y añadir una cucharada de crema ácida. Sin embargo, por mucho que no guste la mezcla así, la textura puede ser un poco aburrida.

Intenta reservar y cortar algunos camotes y rostizarlos aparte. Una vez que estén lista tu crema de camote molida en la olla, incorpora los trozos previamente rostizados. El sabor y textura resaltarán al instante.

Combo papas con tocino, por favor

Casi todas las combinaciones cremosas, quedan bien con un poco de papa y tocino: crema de espinaca, elote, champiñón, lenteja y calabaza. El truco está en freír muy bien el tocino en el sartén y escurrir bien la grasa. Por otro lado, cocina tus papas al sartén con una cucharada de mantequilla y una de aceite de olivo, espolvorea sal y pimienta. Pica el tocino previamente cocido en pequeños trozos y mezcla con las papas. A la hora de servir la crema en el plato, primero coloca la mezcla de papas y tocino al fondo del plato y después coloca la crema. Si eres del equipo que ama el tocino, espolvorea más al final.

Tiras de tortilla

En lugar de desechar las tortillas que ya no están tan frescas de tu refrigerador, lo mejor es cortarlas en tiras y hornearlas por unos minutos (hasta que estén doradas como un totopo). También las puedes freír, eso siempre da más sabor, pero si estás cuidando tu colesterol siempre es mejor horneadas. Las tiras van bien en cualquier crema, especialmente la de frijol.

Pepitas y crema

La pepitas siempre van a dar textura y un ligero toque salado a tu preparación. Olvídate de los crutones de bolsa que compras en Costco, algo rico, sano y diferente son las pepitas. Además si las combinas con una cucharada de crema, la acidez y sal serán el combo perfecto.