Prueba estas formas de cocinar salmón para salir de la rutina

Crudo, al vapor o en pasta. Estas son otras formas de cocinarlo.
ensalada, ensalada de salmón

El salmón es un gran pescado para servir en una celebración o fin de semana. Su textura, sabor y aroma complementa las notas de cualquier vino y acompañamiento. Es común comerlo asado o la plancha, pero para salir un poco de la rutina, aquí te presentamos otras opciones para prepararlo.

Tártara

La clave es cortarlo crudo en cubos iguales. Después hay que mezclarlo con un poco de vinagre, jugo de limón amarilllo, unas cuantas alcaparras y mostaza Dijon. Todos estos elementos contribuyen a que las posibles bacterias se mueran. En el mismo bowl, mezcla con algo de cebolla o cebollín al gusto, sal y pimienta. Acompaña con tostadas y aguacate.

En pasta

Si tienes un poco de salmón a la plancha o al vapor que te sobró del día anterior, lo puedes integrar a una pasta con queso ricotta, mantequilla, sal y pimienta. Esto ayuda a que no se desperdicie nada y tengas un platillo nuevo para otro día.

Al horno

Cuando se cuece el salmón en el horno hay que ser muy cuidadosos con el tiempo y no dejarlo más de 15 minutos porque se puede cocer de más. En una charola con aceite de olivo, rodajas de limón, romero y sal de grano queda perfecto para una cena o una comida ligera.

Al vapor

En una vaporera regular, puedes colocar un papel encerado en el piso donde se ponen los alimentos y colocar algunos espárragos y rodajas de limón para complementar. Sirve con aceite de olivo y sal de grano.

En hojaldre

Corta cuadros medianos de pasta de hojaldre y coloca una loncha de salmón al centro sin piel, cubre con espinacas cocidas, sal y salsa bechamel. Usa un baño de huevo (huevo batido con leche) para cerrar los paquetitos y baña con un poco más para que se dore bien. Recuerda hacer una pequeña incisión en la parte de arriba para que salga el vapor. Lo puedes acompañar con ensaladas o pasta.