Estos son los comerciales de comida más icónicos del Super Bowl

Estos son los comerciales más memorables ¿ya los viste todos?
superbowl

El Super Bowl es de los eventos más esperados de año y es visto por 103,4 millones de televidentes según informó NBC, el año pasado. Aprovechando la audiencia, cada año diferentes marcas de comestibles y cervezas hacen una gran inversión en sus  comerciales.

Aquí nuestra selección de los mejores comerciales de comida y bebida del Super Bowl:

Snickers

La marca de chocolates recreó una famosa escena de la película The Seven Year Itch que protagonizó Marilyn Monroe, pero esta vez el que tiene todos los reflectores encima es el Willem Dafoe.

Oreo

Este comercial es de 2013, pero da la impresión de ser más actual. Se podría decir que ya es uno de los clásicos dentro de los comerciales del Super Bowl.

Heinz

La marca de salsas embotelladas, grabó uno de los comerciales más tiernos que hay ¿quién se resiste a miles de perritos en forma de hot dog corriendo?

Fusión entre Mountain Dew y Doritos

¿Morgan Freeman y Tyrion Lannister juntos en un comercial? Sí, es realmente épico.

Avocados From Mexico

La marca de aguacates mexicanos es súper popular en todo Estados Unidos, además el consumo de guacamole durante el Super Bowl es enorme. Sus comerciales, obviamente no decepcionan.

Budweiser

El comercial que casi saca lágrimas, fue creado por esta famosa marca de cerveza. Más enternecedor que esto, no existe.

Bud Light

La comediante Amy Schumer y Seth Rogen crean un partido político con el nombre de la cerveza e invitan a la gente a sumarse a su iniciativa ¿te unirías a su partido?

Aquí nuestros top 3 del 2019:

Bud Light y Game of Thrones

Este fue uno de los comerciales favoritos de la tarde y probablemente viste algún fragmento de él en Twitter, aquí el comercial completo.

Bubly con Michael Bublé

El famoso cantautor canadiense hace una participación especial en el comercial de bebidas Bubly (cuyo nombre se asemeja a su nombre).

Lil Jon, Cardi B y Steve Carrel para Pepsi

Personalidades del cine y de la música unen fuerzas para convencernos que tomar Pepsi es mucho mejor que beber el refresco de la competencia.