Tips para darle un giro al ramen instantáneo

No menosprecies el ramen de bolsa, con algunos elementos puede ser tu nueva cena favorita.
ramen

En estos tiempos de resguardo en casa, uno de los productos que pueden durar mucho tiempo en la alacena son los paquetes de ramen instantáneo. Y aunque no se recomienda comerlo diario, tal vez el viernes por la noche te puedes conectar por FaceTime con tus mejores amigos y comer un poco de ramen virtual.

En lugar de prepararlo directamente con las instrucciones de la bolsa, le puedes dar un giro saludable y rico.

Adiós microondas

Lo primero que debes hacer es poner una o dos tazas de agua en una olla y hervir. A continuación dos opciones para hacerlo: en caldo o seco.

Ramen instantáneo en sopa

A la misma olla, le puedes añadir 1 taza de caldo de pollo o de res y una cucharada de soya con un poco de polvo de chile seco para hacer la base de tu sopa. A mi gusta ponerle un poco de zanahorias, chícharos, brócoli, germen de soya, jengibre y alguna proteína: puede ser pollo cocido, carne de res asada cortada en tiritas. Debes dejar que todo hierva y se incorpore, después agrega la pasta del ramen instantáneo (se cuece muy rápido, 4 0 6 minutos). Sirve en un plato hondo. Si le quieres dar un toque especial, aparte puedes pochar un huevo y añadirlo al final de tu preparación, sazona con una gotas de limón o soya.

Ramen instantáneo seco

Si el calor no te permite comer ramen caliente, puedes simplemente hervir los noodles del ramen instantáneo con agua junto con el sobre de saborizante que viene en el paquete. Una vez que esté cocido, cuela y reserva la pasta en un plato. En un sartén grande aparte, añade dos cucharadas de aceite de olivo y acitrona un poco de cebolla rebanada y ajo finamente picado (ambos son ingredientes que refuerzan las defensas). Después, añade jengibre picado en trozos, germen de soya, hongos y verduras de tu preferencia. Sazona con soya y salsa de ostión (si no tienes, puedes simplemente poner sal y pimienta), añade un poco de chile seco en polvo y deja que de un hervor. Después, añade el ramen instantáneo cocido y deja que se integre bien. Sirve con pollo, carne o incluso algunas sardinas en aceite de oliva, le darán un toque umami.

Tanto la versión en caldo como la versión en seco, son preparaciones versátiles a las cuales les puedes modificar los ingredientes con lo que tengas a la mano en casa. Es un buen momento para inspirarse y jugar con lo que tenemos en nuestra alacena. La mejor distracción es cocinar y comer en familia.