¿Cómo mejorar el arroz casero?

El arroz es uno de los ingredientes más versátiles de la cocina.
arroz

Solito o en mole, huevos, sopas y caldos, el arroz es parte de nuestro día a día. Aquí algunos pasos para mejorar tu arroz casero:

Usa una olla grande, esto permitirá que añadas más ingredientes y caldo.

Después de que laves tu arroz, es muy importante que lo cueles con agua potable, hasta que ya no tenga almidón. Así evitarás que quede gomoso.

Hay de dos: lo puedes cocer cubriéndolo de agua o caldo de pollo (aquí aguas porque el caldo en teoría ya tiene sal). Cúbrelo bien, hasta que lo tape.

Si usaste agua, añade un poco de sal y revuelve sólo una vez, ya que si lo bates mucho se puede pegar o hacer pegajoso.

El arroz casero lleva verduras como chícharos, elotes, pero si quieres darle un toque aún más especial “entierra” chiles cuaresmeños enteros o rellenos de quesillo. Le dará un sabor muy especial a la mezcla.

¿Un poquito de grasa extra?

Le puedes agregar una cuchara de crema de rancho arriba para que la textura sea más suave.

Mantén siempre el fuego lento y tapa. Deja cocer por 10 minutos.

Después, retira la tapa y deja hervir hasta que esponje y la crema vaya bañando todo.

Nota: En este punto, ya lo puedes mover ocasionalmente para verificar que no se pegue al sartén, pero sé cuidadoso.

Finalmente, retira del fuego y remueve de abajo hacia arriba para que se haga una mezcla homogénea.

Siempre es mejor retirar el arroz del sartén y pasarlo a un refractario de cristal para que conserve la humedad y calor necesarios antes de servirlo. El arroz casero siempre combina con todos los platillos: pollo, pescado o carne.