Cómo abastecer tu alacena si estás preocupado por el coronavirus

En vez de entrar en pánico, prepárate
coronavirus despensa

Puede que te sientas un poco ansioso o abrumado con las últimas noticias en torno al coronavirus. Quizás estés preguntándote qué hacer al respecto (si es que puedes hacer algo), más allá de limpiar todas las superficies con toallitas desinfectantes y lavar tus manos interminablemente.

Ya sea que estés leyendo sobre una pandemia potencial o no, estas son las mejores prácticas sobre cómo comprar alimentos y preparar tu cocina en caso de un brote local de coronavirus, o cualquier otra razón por la que desees pasar un tiempo en casa

Hablamos con el experto en preparación para emergencias Joshua Piven, del New York Times y coautor de la serie Worst-Case Scenario y Lori Uscher-Pines, investigadora principal de políticas de la Corporación RAND y autora de “Citizen Preparedness for Disasters: Disaster Medicine and Public Health Preparedness” para obtener información sobre la mejor manera de abastecer su despensa en estos estresantes tiempos.

Prepara un suministro de comida para dos semanas

La clave con una enfermedad contagiosa como el coronavirus, explica Piven, es tratar de evitar espacios públicos cerrados con mucha gente, como supermercados o grandes tiendas. “Los supermercados son lugares donde entrará en contacto con muchas personas y superficies tocadas por muchas más personas, por lo que es mejor mantenerse alejado de las grandes tiendas si el coronavirus llega a tu comunidad”, dice Piven.

Uscher-Pines explica que la situación con COVID-19 está evolucionando rápidamente, por lo que la guía sobre qué tener en tu hogar y el suministro adecuado puede cambiar en las próximas semanas. Dicho esto, en el caso de que se solicite a los ciudadanos que se refugien en el lugar (es decir, que permanezcan en casa para minimizar el riesgo de contraer coronavirus y para evitar la transmisión adicional de virus en la comunidad), recomienda almacenar un suministro de alimentos para dos semanas.

Elige alimentos no perecederos que te gusten

“Siempre es bueno guardar alimentos que tu familia en realidad comerá,” dice Uscher-Pines. “Pero también querrás evitar alimentos que te den sed y preferir los que sean energéticos y nutritivos.” Ella recomienda barras de proteína, crema de cacahuate, cereales o granola seca, enlatados y tu comida reconfortante favorita, como mac and cheese en caja o un fideo seco.

Piven dice que tu alacena es una gran lugar para enfocar tu energía al comprar provisiones. Llénala de granos secos como arroz, farro, quinoa y lentejas. “Querrás tener un suministro de frijoles y otros granos nutritivos —cosas que duran para siempre, no requieren refrigeración y son fáciles de cocinar, son accesibles y puedes hacer una comida completa con ellos,” explica. En vez de frijoles enlatados —compralos en bolsa—. “Son más baratos y tendrás mucho tiempo para remojarlos,” reitera Piven. Otro esencial es la pasta en todos sus tamaños y formas y muchos tomates enlatados (completos o en trozos) para hacer una salsa.

No descuides el desayuno

Es bueno tener una gran bolsa de avena integral cortada, además de otros cereal, de preferencia con alto valor nutricional como la granola. Piven recomienda hacer las cosas interesantes agregando frutos secos y nueces tostadas.

Agrega proteína a la alacena (y carne congelada si tienes espacio)

Es bueno tener en la despensa cualquier cosa que contenga algo de proteína. Eso puede significar nueces y cremas de nueces. Los huevos son otra buena opción. “Varias docenas de huevos para una buena fuente de proteínas, se pueden usar para hornear, saltear papas fritas y van bien con las verduras hervidas y congeladas”, dice Piven. Las barras de proteínas son más caras, pero si te gustan, adelante. Es bueno tener carne seca a mano como refrigerio. Si tienes un congelador grande e independiente para almacenar alimentos congelados, ciertamente puedes abastecerte de carne, lo que Piven dice que probablemente será útil “si llega al punto en el que no puedas comer un frijol más”. También recomienda tofu y proteínas duraderas como el pescado enlatado.

Elige las frutas y vegetales correctas

La mayoría de las frutas frescas son bastante perecederas, pero Piven prefiere las manzanas que duran bastante bien en el refrigerador y los plátanos tienen un excelente sabor congelado. Piven recomienda abastecerse de bolsas de verduras congeladas como un buen sustituto de las verduras frescas. Las verduras con almidón como las papas y los camotes se mantendrán bien.

No olvides que el sabor importa

Piven recomienda tener cebollas y ajos a la mano para cocinar, así como aceite de oliva, sal, pimienta y especias.

Piensa en alimentos de larga conservación, para los bebés 

Obviamente, la leche materna nunca se agota, pero si no estás amamantando, Uscher-Pines dice te asegures tener un suministro adecuado de fórmula a la mano. Tampoco olvides los pañales y los medicamentos como el ibuprofeno para niños para que poder tratar enfermedades infantiles de rutina si se le pide que se refugie en el lugar. FEMA también recomienda almacenar leche pasteurizada no perecedera, que es buena tanto para niños pequeños como para niños mayores. Si generalmente prepara su propia comida con frutas y verduras frescas, Piven dice que es una buena idea cambiar a bolsas o frascos de vidrio porque la fruta fresca no durará.

No olvides botanas divertidas

Si tu o tus hijos tienen una botana favorita, ya sean barritas de granola y palomitas, intenta tener un buen suministro. Piven recomienda que procures sean cosas saludables ya que al estar en casa nos volvemos más sedentarios.

Elige tus alimentos favoritos para cuando estás enfermo

Asegúrate de tener un caldo de vegetales o pollo para el caso de que te de gripa (ya sea COVID-19 o no). Ulser-Pines dice que los mejores alimentos para cuando enfermamos son aquellos altos en energía e hidratantes. Piven dice que tengas una provisión de cubos de caldo de pollo, que son fáciles de guardar y solo necesitas agua caliente para prepararlos. Guarda pan en el congelador e incluso unas galletas. Si tienes hijos o familiares de la tercera edad viviendo contigo, tener unas botellas de suero también será de utilidad.

Toma en cuenta otra necesidades

Además de la comida, Uscher-Pines sugiere abastecerse de medicamentos de prescripción, así como básicos del hogar como papel de baño, detergente para ropa, jabón de trastes, comida para tus mascotas, jabón de manos, shampoo, analgésicos simples, medicamentos para la gripa y (en caso de que aún no uses una copa menstrual) tampones y toallas sanitarias.

Ojalá que llenar tu alacena —y cocinar con tus suministros— te de un poco de confort en estos tiempo difíciles.