Mejora tus esquites caseros con estos tips

No todo es mayonesa, limón y chilito. Checa estas opciones para hacer en casa.
esquites

En estos tres meses de distanciamiento social una de las cosas que más se extrañan del exterior son los puestos de comida callejera, en especial los de los elotes preparados y los esquites. Para remediar ese antojo, aquí algunas ideas de cómo elevar y variar tus preparaciones de esquites caseros.

Para la base:

En una olla mediana pon a calentar 4 cucharadas de mantequilla pura y sofríe 1/2 cebolla picada en cuadros pequeños y 3 chiles de árbol por 10 minutos a fuego bajo o hasta que la cebolla esté bien transparente. Después agrega 5 elotes cacahuazintle (es temporada) desgranados, 1 litro de agua y 5 hojas de epazote fresco. Añade sal al gusto. Deja que todo se cocine muy bien por 30-40 minutos o hasta que los granos estén suaves, apaga el fuego y reserva.

Para las guarniciones:

Mayonesa casera de chipotle y queso fresco

Si te gustan los esquites pero no los que son muy recargados de guarniciones, puedes hacer una mayonesa casera con unos 3 chiles chipotles de lata para darle sazón y coronar con un poco de queso fresco. Es sencillo y tiene ese toque ahumado del chile chipotle.

Esquites con chapulines y queso fresco

Una vez que le hayas puesto mayonesa, chile piquín, mucho limón y queso fresco rallado, nada como unos chapulines para darles textura y ese toque salado que siempre hace que todo sepa mejor.

Con salsa de habanero

Si eres de paladar valiente unas gotas de salsa habanero como la El Yucateco (color verde brillante) o una salsa casera le dará ese punch extra que hace salivar.

Esquites con champiñones y queso Chiapas

Unos cuantos champiñones cocidos le dan muchísimo sabor al caldito que se acumula en el plato, para terminar un poco de queso Chiapas o queso añejo logran una gran mancuerna entre: elote, champiñón y chiles secos.

Con chicharrón seco y aguacate

Mejor combo no existe. El chiste de esta preparación es cortar trozos tamaño bocado de chicharrón seco y coronar con aguacate cortado del mismo tamaño. Mezcla bien y come cuando todavía el chicharrón esté bien crujiente. La textura y el sabor son inigualables.