Tener la receta de una mayonesa casera siempre saca de aprietos (además de que seguro es mucho más rica y cremosa que la de las tiendas). Puede ser muy difícil que la emulsión funcione, pero una vez que practicas y tomas en cuenta que tienes que incorporar los ingredientes con calma, todo es maravilloso.

¿Que sí y qué no hacer al prepararla?

– Aléjate de los huevos fríos y viejos.
– Evita aceites muy pesados (opta por un aceite de olivo ligero, de almendras o canola).
– Utiliza sal de grano gruesa.
– El limón y el vinagre son tus aliados (utilízalos sabiamente).

Para la mayonesa:

2 yemas
2 cucharadas de limón amarillo o vinagre
1 taza de aceite de canola
1 pizca de sal de grano o de mar

Primero bate las yemas muy bien y poco a poco incorpora el jugo de limón. Ahora, SÚPER LENTO -de verdad este es el momento de llevarse las cosas con clama-, añade el aceite. De lo contrario se cortará.

Finalmente, añade la sal.

TIP: En caso de que esté muy espesa, utiliza una cuchara de agua para que se suavice.