Ahora mi familia come carne de origen vegetal y mi hijo adolescente todavía no lo sabe

Y no te atrevas a decírselo.

febrero 24, 2021

Ahora mi familia come carne de origen vegetal y mi hijo adolescente todavía no lo sabe

Foto:

Hace una década, cuando comencé a llevar una dieta saludable y consciente, basada en plantas, mi hijo de seis años no se dio cuenta. En ese entonces, él tenía la mente abierta cuando se trataba de comida y comía cualquier cosa que yo le sirviera. Tofu revuelto, Boca Burgers e incluso pasteles de cangrejo “sin cangrejo”, le encantó todo. Mi compromiso con el veganismo estricto vino y se fue a lo largo de los años, pero siempre podía contar con él para seguir mis comidas flexitaristas.

Más adelante, en la secundaria, las hormonas adolescentes de mi hijo y su hambre del tamaño de un adulto incrementaron. Su paladar anhelaba el “Dollar Menu” más que la variedad de comida sana y sabrosa que yo cocinaba (aunque siempre puedo contar con él para comer el Paneer Tikka Masala vegetariano de la sección de congelados de Trader Joe). De repente dejó de gustarle el pescado, a menos que estuviera frito, y se negaba absolutamente a comer tofu. Y por si fuera poco, a mi ahora esposo le gustaba comer saludable, pero prometió nunca comer una dieta restrictiva basada en plantas después de nuestra segunda cita en un restaurante vegano promedio. De pronto me descubrí preparando varias comidas solo para que todos pudiéramos disfrutar juntos la cena.

También puedes leer: Burger King trae a México su Whopper Vegetal, una hamburguesa plant based

Cuando llegó la pandemia y comenzamos a hacer todas las comidas en casa, supe que no podía mantener la rutina de cocinar algo diferente para todos. Comencé a experimentar con Impossible, una carne hecha a base de plantas que encontrábamos en los restaurantes y también estaba disponible en nuestra tienda de comestibles local. Yo estaba muy emocionada. Comencé con algo simple, sliders, que sazoné como si fueran carne. Agregué diferentes ingredientes y condimentos en cada una para hacerlas más elegantes. Fueron un éxito, y mi esposo no podía creer que no fuera carne molida. Mi hijo las amó, aunque no le mencioné que eran carne de origen vegetal. Una vez que las sliders fueron un éxito, pasamos a los tacos. Seguí mi instinto, sazoné y salteé la carne Impossible exactamente como si estuviera cocinando carne molida para tacos.

La carne Impossible siempre parecía escasear en mi supermercado, así que compraba cada paquete que tenían en la tienda y llenaba mi refrigerador en casa. En ese momento, no comía carne roja y, mientras todos nos sentábamos a cenar juntos, mi hijo hacía comentarios como: “Mamá, no puedo creer que estés comiendo estos tacos, ¿es tu día libre o qué?”. Y ahí estaba, engañé a ese bebé. Realmente creía que estaba comiendo tacos “normales” y mi malvado plan (¡muahaha!) había sido un éxito.
En los meses siguientes, he probado con diferentes marcas y tipos de carne de origen vegetal, las uso como hamburguesas, en guisados y con salsa de espagueti, como fideos dan dan y, el favorito de toda la familia, mi lasaña no tan nona, con capas de una salsa tipo boloñesa super reconfortante. Mi hijo, después de la segunda y tercera ración, todavía no tiene idea.

Síguenos en Google News para mantenerte informado

Artículos relacionados