Platillos perfectos para un brunch casero

La clave está en ofrecer muchas mimosas, diferentes versiones de huevos y mucho café.
brunch casero

Si tienes un espíritu hospitalario y te encanta recibir gente en casa, sabes que cualquier cosa puede ser pretexto para reunirse. Una buena opción es armar un brunch casero —ofrecer mimosas y tus platillos favoritos—. Es el momento ideal para consentirnos (¿y donde no está mal visto beber champaña antes de las 12:00 del día?). Pero si no tienes mucha idea por dónde empezar, aquí una pequeña guía para empezar tu menú.

Para los platos fuertes

Para los egglovers

Una buena opción para ofrecer platillos prácticos y ricos elaborados a base de huevo son los quiche. Pueden ser de vegetales, de jamón y queso o simplemente queso.

También tener una sección de mini omelettes siempre es una buena idea, los puedes hacer un día antes de tamaño pequeño y calentarlos en una vaporera al otro día.

Si quieres algo más rápido y práctico, puedes preparar huevos pochados en salsa de tomate y especias italianas o una shakshuka. Los puedes hacer en una gran cacerola o individualmente en un ramekín de porcelana.

Pollo frito

Un combo ganador —y que puedes hacer un día antes— es el pollo frito y puré de papa. Para darle un toque especiado, ponle cúrcuma, cardamomo y jengibre molida a la mezcla de harina.

Para el antojo dulce

Los que no pueden dejar de formar parte de un brunch son hot cakes, waffles y pan francés (puede ser de babka), de preferencia ofrece porciones pequeñas, así la gente se puede servir de todo, cuando quiera.

También te puede interesar: Estos son los mejores chilaquiles de la CDMX

Side dishes para impresionar

Las papas salteadas al sartén con especias, los espárragos al vapor y los tomatitos cherry rostizados siempre sacan de cualquier apuro y son platillos fáciles de hacer y que complacen a todos.

Y hablando de complacer al público, no puede faltar el tocino bien frito y el jamón al horno.

Para las bebidas

Obvio las mimosas y los bloody mary son una regla en cualquier brunch. Pero también puedes jugar un poco y ofrecer margaritas, micheladas y algunos carajillos para salir de la rutina.