Opciones para un brunch de invierno

La mejor forma de hacer un recalentado es a manera de brunch.

El brunch es el pretexto perfecto para beber champaña antes de las 12:00 del día sin ser juzgado. Aquí no existen reglas de combinaciones, sabores o de etiqueta. Es simplemente comida reconfortante en grandes cantidades.

Y como en invierno se acostumbran las comidas calóricas, ¿qué mejor que hacer un brunch inspirado en la temporada? Aquí algunas opciones para darle un giro invernal.

Para los platos fuertes

Una buena opción son los platillos a base de huevo como el quiche o una selección de huevos pochados con salsa bechamel.

Como es época de frío, lo mejor es ofrecer cosas muy calientes como una mini sopa de cebolla, ramen o pasta con salsa de jitomate y mucho parmesano.

También quedan los finger foods que no son tan elaborados como la tortilla de papas o las croquetas de jamón de ibérico.

Para lo dulce

Lo que nunca sobran son los dulces. En un brunch común siempre hay hot cakes, waffles y pan francés. Pero si le quieres dar el toque invernal, no hay nada mejor que una mesa con brownies, galletas de melasa, tartas de frutos rojos y panes de hojaldre. Puedes poner un pequeño horno eléctrico a la mano, para que tus invitados calienten su pan al momento.

Los acompañamientos también importan

Para que sea más práctico inclínate por platillos al horno, como un mac and cheese, papas al horno o un ratatouille.

Las bebidas

Ve más allá de las mimosas, elige las bebidas calientes como el ponche, eggnog, sidra caliente con anís estrella y pimienta, chocolate caliente o vino en la olla. Puedes poner un display con ollas de barro con las bebidas en una mesa grande.