5 quelites esenciales de la comida oaxaqueña y cómo utilizarlos en casa

Las hojas de los rábanos, la famosa hoja santa y otros quelites para empezar a usar en casa.
quelites

Los quelites son hierbas que definen nuestra gastronomía, como ya te contamos antes la palabra quelite proviene del náhuatl quilitl que significa hierba o planta comestible. Abarcan un gran número de hierbas que se utilizan en la cocina tradicional de todo el país —de hecho se tiene registro de 500 plantas que entran en esta categoría—. A continuación conoce algunos de los más comunes en los platillos oaxaqueños e ideas de cómo utilizarlos.

Hierba Santa

Quizás la conozcas como acuyo u hoja santa, esta planta de sabor y aroma anisados se utiliza en varias preparaciones pero una de las predilectas es acompañando un huevo al comal. Sírvela en una tortilla hecha a mano y unas ponle gotitas de salsa roja.

Chepil

Esta especie de origen Centroamericano es muy utilizada en el sureste del país —en Chiapas y Tabasco lo conocen como chipilín—. Tiene un sabor marcado, similar al epazote. Una de las preparaciones más comunes es el tamal de chepil envuelto en hoja de plátano, pero incluso lo puedes utilizar también para hacer agua fresca.

Guías de calabaza

Los tallos tiernos que crecen junto con las calabacitas y sus flores son realmente sabrosas. La forma más popular de cocinarlas es en una sopa de guías, una preparación que lleva calabacitas, flor de calabaza, las guías, elote y chochoyotas —bolitas de masa que se cuecen en el caldo de la sopa—. Finaliza con unas gotitas de limón y salsa roja.

Chepiche

También conocido como pápaloquelite o pipicha, este quelite de brotes alargados tiene un sabor intenso similar al del pápalo. Es otro de los ingredientes de la sopa de guías. También se usa mucho como hierba aromática para los frijoles de olla. Por su fuerte sabor también es perfecta para acompañar tacos de carnitas y otras preparaciones de sabores fuertes. 

Hoja de rábano

Aunque usualmente el rábano se lleva el protagonismo, este quelite es bastante popular en algunas regiones de Oaxaca. Puedes cocinarlas como cualquier otra verdura de hoja verde —espinacas, kale, acelgas—. Saltéalas con un poco de cebolla y mantequilla o úsalas como la base de una ensalada.