Refrescos: la segunda categoría más consumida en ‘tienditas’, a pesar del incremento en precios

La Anpec señaló que estas bebidas fueron las de mayor consumo dentro del canal tradicional en los últimos seis meses.
refrescos

Los refrescos fueron la segunda categoría más consumida durante los últimos seis meses de confinamiento en las ‘tienditas’, señaló el martes [28 de julio] la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), a pesar del incremento de precios.

El huevo, el refresco, el frijol, el jitomate y el aguacate fueron los que registraron precios elevados durante este periodo. Sin embargo, los consumidores no dejaron de consumir los primeros dos de esta lista, además de leche, botanas, verduras y legumbres.

Contrario a los embutidos, el yogur, la comida enlatada, la carne y el pan tuvieron que reportar una caída en el consumo, señala un reporte de la asociación que realizó una encuesta vía remota con más de 95,000 asociados.

En los últimos días se reavivó la polémica entre el gobierno y empresas refresqueras, ya que el subsecretario Hugo López Gatell dijo la semana pasada que es necesario que los mexicanos dejen de consumir refrescos y productos industrializados, además de mantener una alimentación saludable para combatir cualquier virus como el Covid-19.

¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos? ¿Para qué necesitamos donas, pastelitos, papitas que traen alimentación tóxica y contaminación ambiental? Las botellas llegan a ríos y luego al mar”, argumentó”, señaló en su conferencia del 20 de julio.

La industria de los refrescos, encabezada por The Coca-Cola Company, señaló que estas declaraciones eran inauditas para que un funcionario público federal, “estigmatice” a una industria que cumple a cabalidad con todas las normas y regulaciones en México.

“Las aseveraciones del doctor López-Gatell representan un trato inequitativo hacia el sector, satanizan una actividad estratégica para la economía y un producto que está en la preferencia de millones de mexicanos; incluso podrían configurar violaciones a derechos constitucionales y tratados internacionales”, señaló la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC).

La Anprac dijo que de acuerdo con información de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su siglas en inglés) el consumo promedio diario de calorías de un adulto en México es de 3,260 y las bebidas azucaradas representan sólo el 5.8% de la ingesta calórica diaria, mientras que 70.2% de las calorías consumidas provienen de alimentos no envasados que han pasado por un mínimo o nulo procesamiento y por lo tanto, no son sujetos de ninguna norma regulatoria.

“Sugieren, además, la necesidad de encontrar un enemigo público a quien responsabilizar ante la crisis sanitaria que enfrenta el país por la pandemia de Covid-19, que ha costado la vida hasta ahora a más de 39,000 mexicanos.

En meses pasados López Gatell señaló que las enfermedades crónicas degenerativas como la obesidad, diabetes e hipertensión, que en México se consideran una epidemia, son la causa principal por la que la tasa de letalidad por contagios de Covid-19 en el país es más elevada que el promedio mundial.

“La salud que tiene México sería distinta si no nos hubiéramos dejado engañar por los estilos de vida que vienen de la televisión y se escuchan en la radio, como si fuera la felicidad. Les llaman jugos a los que están embotellados, pero no son jugos, es pintura con azúcar”, dijo.

Además señaló a las autoridades sanitarias del sexenio pasado por aliarse con la industria refresquera y de alimentos de bajo valor nutrimental para evitar la integración de políticas públicas para disminuir el consumo de estos productos.

Coca-Cola es la marca de refrescos más consumida por los latinoamericanos, ya que la eligen 8 de los 14 países de la región y la adquieren 24.8 veces más frente a las 12.3 veces a nivel mundial. Sin embargo, México fue el país que la eligió más veces en un año, de acuerdo con la edición del ranking de Brand Footprint realizado por la consultora Kantar.

Este hallazgo puede resultar alarmante, al menos para México, ya que el país sufre de un alto índice de obesidad y diabetes que vuelve vulnerables a sus habitantes en medio de la pandemia del Covid-19.

Organizaciones como la Alianza de la Salud Alimentaria han reiterado que este tipo de bebidas y la comida chatarra son una de las causas centrales de las epidemias de obesidad y diabetes que enfrenta México “y que nos han vuelto aún más vulnerables ante la pandemia de Covid-19”, señaló el colectivo hace un par de meses.

En octubre el año pasado se aprobó la modificación a la NOM-051 para que las empresas de alimentos y bebidas industrializados tengan la obligación de etiquetar con sellos negros aquellos productos altos en sodio, azúcar y calorías. A partir del próximo octubre se implementará.

La mayoría de la industria ha mostrado una resistencia para acatar a tiempo la regulación argumentando que es poco tiempo para que puedan prepararse; sin embargo, Coca Cola, Grupo Lala y otras empresas han declarado que están listas para llevarlo a cabo.

Las organizaciones que forman parte de la Alianza por la Salud Alimentaria recordamos que son este tipo de bebidas y la comida chatarra una de las causas centrales de las epidemias de obesidad y diabetes que enfrenta nuestro país y que nos han vuelto aún más vulnerables ante la pandemia de Covid-19”, señaló el colectivo esta semana a través de un comunicado.

La Anpec tiene más de 10 años operando en México con el objetivo de representar los intereses y las aspiraciones del canal del pequeño comercio conformado por 1.2 millones de ‘tienditas’ a lo largo y ancho del país que genera poco más de 2 millones de empleos.

*Nota publicada originalmente en Forbes México.