Una ramita de canela puede transformar tu café

Un toque de canela puede ayudar a tu salud.

No sé ustedes, pero yo no concibo mis mañanas sin una taza de café negro muy cargado. Desde pequeña recuerdo que la cafetera se encendía a las 6:00 AM para ayudarnos a carburar a todos. El azúcar nunca entró en el juego, un poco por costumbre y otro poco por salud. Pero cuando los días nublados llegan o las pláticas alrededor de media tarde con una concha se hacen presentes, el cuerpo pide algo más reconfortante, ahí es donde entra la canela en el café. Es el sustituto perfecto para una cucharada de miel o azúcar.

El café con canela no es algo nuevo o exclusivo de nuestro país, pero sí una tradición que con los años se ha asentado. En México se acostumbra agregar la canela en el café de olla y en Portugal también es una usanza típica para el café negro o con leche. Las especias en el café son un legado de Medio Oriente y Asia, donde es común beberlo con cardamomo o pimienta. Siempre aportan un toque extra de sabor y se complementan muy bien con las notas del café. De hecho es algo que se hace también con el café frío como lo hacen Panacea, donde mezclan sabores como el cardamomo y piloncillo en su cold brew.

En el café de diario, la canela se puede agregar en polvo o en en rama directo a la olla o la taza. En rama, le da un toque mucho más dulce ya que es más puro. Aunque en polvo también queda bien.

Además de reducir el consumo de azúcar, otro de lo beneficios de poner canela en tu café es que contiene un gran cantidad de antioxidantes. Una cucharadita de canela contiene la misma cantidad de antioxidantes que ½ taza de arándanos, según datos del portal El Español.

También ayuda a disminuir la concentración de triglicéridos en la sangre, ayuda al sistema inmune (para los resfriados), a la circulación y contiene una gran cantidad de calcio y fibra. Además, la canela estimula la quema de grasas.

¿Cómo agregarla en tu café?

La primera opción es poner una olla de barro mediana con 1 litro de agua, café al gusto y 2 ramas de canela. Dejarlo hervir, colarlo y servirlo al momento.

Si tienes cafetera italiana, puedes hacer aparte un té de canela y sustituirlo por el agua regular, o utilizar mitad y mitad.

En la prensa francesa puedes añadir canela en polvo junto con el café molido para añadir el toque de sabor o bien sustituir el agua por té de canela.

Otra opción es que una vez que el café de tu cafetera esté listo y lo sirvas a tu taza, le agregues una cucharadita en polvo y revuelvas muy bien.

Si eres de los que adoran las especias, también puedes hacer una pequeña mezcla de canela en polvo, jengibre en polvo y una pizca de cúrcuma, algo así como un spice rub pero para tu café.

Si no tienes canela en polvo, puedes pasar el café de tu cafetera a un termo grande y añadir una rama de canela. Así se mantendrá caliente y el sabor estará en cada sorbo.