En pleno corazón de la Roma, abrió a finales del año pasado este restaurante cuyo concepto nació en Tijuana, Baja California. Hasta el momento ya cuentan con cuatro sedes en Mexicali, Monterrey, Mazatlán, Hermosillo y próximamente abrirán en Tulum.

cevichería
Ana Lorenzana

Letreros de neón, papel de colgadura de palmeras y muebles rojos crean ese ambiente pop tropical tan de moda. La carta privilegia los frutos de mar: ostiones, almejas, camarones y pescados enteros con énfasis en las preparaciones del Pacífico mexicano. El menú es extenso y resulta difícil decidir porque además todo se antoja. Recomendamos empezar con un Clamato —se especializan en hacerlos— y con algo de la barra cruda como el callo de hacha que se encuentra en temporada, pero nunca congelado. Sigue con la oferta de tostadas como la de red snapper, una de las más vendidas del restaurante, que viene con cebolla morada, aguacate, alioli y chile piquín.

cevichería
Ana Lorenzana

Comparte alguno de los cocteles de mariscos para dejarle campo al taco cachanilla, una exitosa combinación de chambarete, pulpo, queso, aguacate y chile California. Sin duda lo mejor es ir en grupo para darle rienda suelta al apetito y lograr pedir un plato de cada uno de los apartes como los antojitos costeños que incluyen carnitas de atún o chicharrón de pulpo; del mercado negro, el pescado Sayulita que viene entero, envuelto en hojas de plátano y preparado a las brasas o los camarones chucuchuú rellenos de marlin ahumado, tocino, arroz y verduras. De la ahumadora de la Baja, los ostiones Rockefeller o los camarones pachecos para pelar, ahumados y zarandeados.
El ambiente es agradable, incluso festivo y algunos viernes y sabados hay Dj´s invitados por lo que es un lugar ideal para pasar la tarde entre cervezas, mezcalitas y sabrosas botanas.

cevichería
Ana Lorenzana

Orizaba 28, Roma Norte, CDMX.
Precio promedio por persona: $31020
@lacorriente