¿Sabías que en México existe un mezcal con más de 30 años de añejamiento?, el Mezcal Añejo Divino 1934 elaborado con agave espadín, ostenta de tener uno de los mezcales con más tiempo de añejamiento.

Este mezcal posee un color rojizo y ha sido elaborado en barricas de roble europeo, lo que resulta en aromas herbales, notas almendradas y un toque de avellana.

La elaboración tradicional del mezcal consiste limpiar el maguey y quitarle las pencas hasta que solo quede la piña- corazón de la planta del maguey-, luego la piña se cuece en hornos subterráneos por aproximadamente 3 días lo que hace que absorba todos los olores y sabores del subsuelo, al mismo tiempo que su azúcares se cocinan y se transforman.

Las plantas de maguey pueden tardar varios años en madurar y cada maestro mezcalero utiliza diferentes tiempos y técnicas para elaborar su destilado. El color del mezcal va a cambiar dependiendo del tiempo en el que se añeje.

A lo largo del año, Oaxaca exporta aproximadamente un millón y medio de litros a diferentes partes del mundo. A pesar de que existen muchos lugares en donde se cultiva el agave mezacalero, de los lugares que presumen de ser de los más antiguos son: Santiago Matatlán, Sola de Vega, Ocotlán, Tlacolula, sólo por mencionar algunos.

Debido al largo tiempo de añejamiento del Mezcal Añejo Divino 1934, solo se elaboraron 1200 botellas – 600 para México y 600 para el resto del mundo. Pero gracias al interés que provocó entre los coleccionistas y amantes de esta mística bebida,  solo quedan alrededor de 300 botellas de la producción para México.

Además de su característico sabor dulce y ahumado, su botella ha destacado entre el público, mismo por el que ganó mención honorífica por su diseño en los premios de la revista A! Diseño de México.

Así que si eres amante de las bebidas exclusivas, aventúrate a probarlo, ya que no solo estarás bebiendo un mezcal de excelente calidad y sabor, si no también tendrás una pieza única que puede ayudar a completar tu colección.