En nuestra nueva edición hicimos un repaso de las tendencias del año

Sin duda, una edición llena de historias entrañables y deliciosos viajes.
nueva edición F&W

Celebrar es el verbo que separa al distanciamiento social del aislamiento. Es la palabra clave que distingue a la última recta del año, cuando los días son más cortos, las noches son más largas y los ciclos se renuevan. Celebrar es abrir un paréntesis. Es partir el pan y dejar que corra el vino para aceitar conversaciones acaloradas, esas que invitan a la risa o la nostalgia, a la amistad y la rebelión, al pragmático y al soñador, o a la posibilidad de parchar con curitas los males que aquejan al mundo.

En palabras de Mariana Camacho, nuestra directora editorial al cierre de este edición, en algunas tradiciones, la comida que acompaña a las celebraciones es sinónimo de abundancia. En otras lo es de la austeridad. En este cierre de ciclo, como una tradición muy propia de Food & Wine, hicimos un listado: un repaso de todo aquello que fue un ancla a la felicidad, un remanso en medio del río revuelto.

Están los platos y las recetas, las técnicas, los restaurantes, las personas y los vinos que probamos en el año, todo se encuentra en un listado de la A a la Z.

Además hicimos nuestra guía de hoteles, una ventana para ir planeando los viajes para cuando la situación se calme.

Aprendimos de conservas, compartimos la técnica para hacer una buena granola. Visitamos lugares de tradición para comer “machetes” y garnachas y conocimos nuevos restaurantes como Cerrajería, Mojama y Madereros.

Sin duda, una edición llena de historias entrañables y deliciosos viajes.