¿Cómo hacer un buen gravy para cualquier proteína?

Ya sea que cocines un rostizado de res o cerdo, es necesario un gravy.
gravy

La mayoría de las cenas navideñas incluyen pavo o algún tipo de rostizado de res o cerdo, para los cuales generalmente es necesario hacer un gravy.

El gravy puede ser un poco técnico y no siempre nos queda como lo deseamos, algunas veces incluso sabe a harina. Definitivamente no queremos eso para nuestro pavo durante una cena tan especial. 

Síguenos en Google News para que no te pierdas las novedades

Para la base de un buen gravy siempre hay que utilizar los jugos y la grasa en los que se cocinó la proteína. Una vez que dejes la carne en una tabla reposando, reserva todos los jugos y grasa en un recipiente. 

Posteriormente hay que hacer un roux, una mezcla de harina y grasa en partes iguales. Esto ayudará a que la harina se cocine antes de ponerla en la salsa. Además, el roux ayuda a que la salsa se haga espesa.

Por ejemplo, si quieres aproximadamente 2 tazas de gravy final. Debes poner 4 cucharadas de grasa, incorpora la harina en partes iguales en una olla y mueve con un pala de madera hasta que esté color café claro. Si tienen que hacer ligeros grumos.

También puedes leer: Formas de cocinar bacalao (que no tienen nada que ver con Navidad)

Una vez que eso esté listo, hay que ir agregando poco a poco 3 tazas de jugo de carne. Ojo, si no tienes suficiente jugo de charola, utiliza un caldo de res, de pollo o incluso leche para completar. Aunque en lo personal, considero que el caldo de res aporta mucho más sabor a un gravy.

Después, con un globo pastelero disuelve  los grumos de harina hasta que la mezcla vaya espesando

Deja que el gravy espese y hierva a fuego lento por unos 5 minutos. No dejes de incorporar las tres tazas completas.  Finalmente sazona con sal y pimienta. Recuerda siempre probar todo antes de servirlo.