Hacer el caldo de pollo perfecto, requiere de pasos muy sencillos. Hay que verificar que todo esté limpio, agregar la cantidad correcta de sal y dejar que hierva lo suficiente.

Aquí cinco tips que no fallan para que quede delicioso:

Lava el pollo

Lavar el pollo muy bien con agua y quitar todas las impurezas (hilos de sangre, suciedad y piel) es súper importante para que el caldo obtenga un aspecto transparente y limpio. A nadie le gusta un caldo color gris.  Verás cómo hace la diferencia.

Pixabay

Incluye huesos

Incluir huesos de pollo como el huacal, el pescuezo, alitas y muslos le dará un sabor único a la preparación.

Flickr

Haz un mire poix

El mire poix, básicamente es la mezcla de zanahoria, apio y cebolla, que le dan a tu preparación mucho sazón. Prácticamente todas las bases de caldos llevan uno.

Flickr

Quita la espuma

Mientras se cuece el caldo, es muy importante que vayas quitando la espuma que se hace durante el proceso. Esto ayuda a quitar el exceso de suciedad.

Abundante sal

Al momento de cocinar (cualquier platillo), poner sal es un paso delicado, o te pasas o te falta. Lo mejor para evitar este problema es probar las cosas. A nadie le gusta un caldo de pollo desabrido, no escatimes con la sal.

pollo
Pxhere

Agrega hierbabuena o cilantro para terminar

Para finalizar, un poco de hierbabuena o cilantro le darán el toque único, pero recuerda: agrega -deja hervir- retira. Así tendrás un muy buen caldo sin necesidad de agregarle más cosas.

Pixabay