Si abusas del queso azul o sacas la mermelada que lleva meses en la alacena, podrías arruinar tu tabla de quesos. Existen algunos pasos específicos para que esto no te suceda y presentes una tabla como debe de ser. Chécalos.

También te puede interesar: ¿Cómo arreglar un pastel mal horneado?

La tabla perfecta: si la tabla es ovalada, acomoda los quesos en media luna. Si es rectangular, empieza del más suave al más potente.

Tip: Los quesos más fuertes y salados son los que tienen más moho y hongos.

¿Qué sí hacer?

1. Acompaña a la tabla con una pieza de pan artesanal o pan de masa madre.

2. Utiliza mermeladas no muy dulces como la de higo o cebolla.

3. Seis quesos en una tabla es un número adecuado.

4. Juega con las texturas: suaves, medios, mohosos.

quesos
Pexels

También te puede interesar: Tres reglas de oro para la tabla de quesos perfecta

¿Qué no hacer?

1. Atiborrar la tabla con demasiados quesos.

2. No distribuir los quesos bien (poner más quesos suaves o fuertes). Siempre tiene que haber un balance.

3. Cortar trozos muy grandes. No es tan agradable, lo ideal es tener un poco de corteza o cera y un poco de queso. Balance.

4. Usar mermeladas muy dulces. Evita la típica mermelada azucarada para los hot cakes. Dale el lugar que se merecen los quesos de tu tabla.