Tengo una colección de condimentos caseros en mi congelador

Porque el agua es lo menos interesante que puedes poner en tu bandeja de cubitos de hielo.
especias

Para mí, al menos, este no es el momento de abordar largas recetas. Solo quiero llegar a la despensa y preparar rápidamente lo que parezca más fácil. ¡Y eso está bien! La cocina relajada nunca es mala cuando estás armado con bombas de sabor con condimentos caseros.

Aunque generalmente no asocio el congelador con un sabor intenso, últimamente he estado confiando en el mío para darle un giro a mis preparaciones básicas. En una bandeja de cubitos de hielo, congelo pequeños discos de varias combinaciones de especias y sazonadores, que se transforman en cubitos de condimentos muy prácticos. Los llamo cariñosamente bombas de sabor por su impacto explosivo incluso en los platos más sencillos.

Con un puño de estos deliciosos cubitos, cualquier comida se puede mejorar espontáneamente, unos frijoles cocidos, granos, pastas, sopas y guisos, básicamente cualquier cosa que parezca necesitar algo para animarlo un poco.

Las mezclas se pueden congelar en recipientes para hielos o en bolsas de plástico con cierre, pero el uso de una bandeja de cubitos de hielo funciona mejor, ya que todo se reparte de forma homogénea.

Yo prefiero usar bandejas de hielo pero de silicón porque son más fáciles de sacar una vez congelados. Pero cualquier bandeja de cubitos de hielo funciona.

Una vez equipado con una bandeja de cubitos de hielo, el proceso súper sencillo. Tomo prácticamente cualquier mezcla (cualquier pasta, mermelada, jugo, caldo, puré, etc.) y lo congelo los cubos hasta que esté sólido. Luego, meto los discos congelados en una bolsa de plástico con cierre, donde permanecen protegidos de la congelación hasta que los necesite.

Casi todo se vuelve más útil cuando se congela en un pequeño. Aunque tengo mis favoritos.

Primero, hay delicias de temporada que puedes conservar en el congelador. En este momento, por ejemplo, mi mercado local está lleno de brotes de ajo verde y jengibre. Así que haré un aceite infundido con cada uno y posteriormente lo congelaré cubos, así me durarán hasta la primavera siguiente. Cuando pueda conseguir un manojo de albahaca, congelaré en cubitos un pesto. En el verano, haré lo mismo con los chiles picantes infundidos en vinagre. En el otoño, saltearé, licuaré y congelaré unas cuantas setas frescas.

Luego, hay ingredientes delicados que tiendo a usar en pequeñas cantidades. El suero de leche es un ejemplo de ello, con su textura, acidez y funk, hace que las bombas de sabor sean muy intensas, al igual que los cítricos recién exprimidos. Ya sea que congeles jugo de un par de limones maduros o unas naranjas de sangre de color rojo rubí.

Por último, me gusta desplegar mi bandeja de cubitos de hielo con condimentos cuando hago creaciones particularmente complicadas o que requieren mucho tiempo. Cebollas caramelizadas, mantequilla clarificada, caldos o caldos muy reducidos y pastas de curry caseras pueden ser muy elaboradas de preparar. ¿Por qué no hacer lotes grandes y luego congelar trozos individuales para un uso fácil en el futuro?

Independientemente de lo que pueda congelar, sus aplicaciones son casi ilimitadas, especialmente para la cocina improvisada. Un cubo de yogur congelado agrega cremosidad y un toque de sabor a mis batidos matutinos. Los cubos de mantequilla dorada mejorarán absolutamente cualquier receta de galletas, pero también los uso para dar profundidad a todo tipo de verduras asadas.

Los cubos congelados de jugo de cítricos son un excelente aderezo para ensaladas cuando se agitan con sal, pimienta y aceite de oliva. O bien, cuando se derrite lentamente en un vaso de agua con gas fría y fría, podrás disfrutar de un agua mineral con un toque de sabor

La mayoría de mis bombas de condimento, como el aceite de ajo verde, son recomendables para un arroz, una pasta de frijol,sopas o guisos. Un cubo de pesto hace la diferencia en una pasta perfecta o bien la puedes usar para un tazón de farro.

Nada permite añadir un toque umami como las bombas de condimentos. Congelando estas bombas de sabor, estarás preparado para cualquier improvisación en tu cocina.