Platillos que surgieron en conventos de Puebla

"San Pascual Bailón, atiza mi fogón", rezaban los frailes para que quedara el mole.
conventos poblanos

Durante la época del Virreinato, muchos platillos surgieron en los conventos poblanos. Es por ello que Puebla es considerado uno de los principales estados gastronómicos de México y para muestra, estos tres platillos emblemáticos de la gastronomía mexicana.

También te puede interesar: El 2 y 3 de noviembre será el primer Food & Wine Festival MX

Mole poblano

El mole es el ejemplo perfecto del mestizaje. Hay dos versiones del origen de este platillo, pero los dos involucran conventos. La primera afirma que fue elaborado por las monjas del Convento de Santa Rosa de Lima en Puebla.

Otra teoría indica que el mole fue creado por accidente en una cena que se le iba a hacer al obispo. La leyenda cuenta que Fray Pascual Baylón iba a guardar algunos chiles pero tropezó sin querer en la olla donde se cocinaba un guajolote y así fue como se creó la mezcla. Ahora, San Pascual Baylón es considerado el santo patrono de los cocineros.

Chiles en nogada

Aunque hay muchas versiones de su origen, se dice que este fue creado por las monjas agustinas del Convento de Santa Mónica, para celebrar la llegada del Ejército Trigarante. Tradicionalmente se hace con ingredientes locales: chile poblano, carne de cerdo y res, durazno, pera de leche, manzana panochera, almendras, pasas, granada, nuez de Castilla y queso de cabra. Sin duda, la mezcla de los ingredientes muestra el paso de las distintas culturas que conforman nuestra esencia.

También te puede interesar: Festival Food and Wine Mx ¿Qué boleto te conviene?

Dulces

Muchos dulces típicos como: los borrachitos, tortitas de Santa Clara, camotes y galletitas, fueron creados en en el convento de Santa Rosa y Santa Mónica. Aunque no hay un registro oficial al respecto, durante la Colonia la mayoría de los dulces de todo el país se hacía en los conventos.

La leyenda también cuenta que fueron creados por la monjas como una forma de agradecimiento a los benefactores de la iglesia.