Origen y mitos de 3 platillos mexicanos: pozole, burritos y cochinita pibil

Cuenta la leyenda que Moctezuma comía pozole de carne humana.

En una cocina tan milenaria y de tradición como la mexicana, cada platillo tiene una leyenda.

Nos dimos a la tarea de investigar el origen de tres platillos emblemáticos del norte, centro y sur del país: los burritos, el pozole y la cochinita pibil. Esto es lo que encontramos.

También te puede interesar: ¿Sabías que los tacos al pastor son poblanos?

Burrito

Los burritos son conocidos en gran parte del mundo y se comen sobre todo en la parte norte del país. Debido a la cercanía con Estados Unidos, muchas personas creen que el burrito es un invento de ese lado de la frontera, pero de hecho este tuvo sus orígenes en México, frontera con California.

Hay varias leyendas alrededor del origen del burrito y aunque no podemos tener la seguridad de cuál es la correcta, una de las más famosas indica que estos delicados envueltos de tortilla de harina, rellenos de frijoles y queso se originaron en Ciudad Juárez. Durante la época de la Revolución Mexicana, Juan Méndez vendía comida en la calle y para mantener el calor de los alimentos los envolvía en tortillas gigantes (como las sobaqueras). Los locales cuentan que se le llamó burrito porque él cruzó el río Bravo en burro para ofrecer sus envueltos.

Wikimedia Commons

Cochinita Pibil

La cochinita pibil es un platillo maya que tiene sus orígenes antes de llegada de los españoles. En la fiesta Hanal Pixán, se ofrendaba este platillo a las almas de sus difuntos en las celebraciones de Día de Muertos. En un principio no se hacía de carne de cerdo, si no de faisán o venado, y se cocinaba al pib —un horno de tierra típico de la región—. Más tarde, cuando los españoles introdujeron el cerdo en la conquista, el platillo evolucionó. El cerdo se cocinaba en el pib, marinado en achiote con jugo de naranja y sazonado con las especias de la región. Hoy en día, conocemos la cochinita pibil en tacos, panuchos, tostadas, costras y tortas.

Wikimedia Commons

Pozole

El pozole tiene una historia bastante interesante. Según cuenta la leyenda este delicioso caldo fortificado era ofrendado al dios azteca Xipe Tótec, considerado uno de los dioses de la fertilidad. Se dice que Moctezuma, comía el pozole para honrar a sus dioses. Como es bien sabido los sacrificios aztecas eran comúnes y pozole no fue excepción, la leyenda cuenta que se hacía un caldo con carne de humano, para así hacerle honor a sus dioses. A la llegada de los españoles el guiso de espuma (su nombre en náhuatl) fue prohibido.

Tiempo después, la tradición del pozole continuó como un guiso de celebración elaborado con maíz cacahuazintle, carne de cerdo o pollo y chile. Ahora, el pozole es un estandarte de la gastronomía mexicana, que se come tradicionalmente en las fiestas patrias.

Wikimedia Commons