Los árboles que se tornan naranjas y el frío que comienza, son señales inequívocas de la llegada del otoño. Esta temporada que nos acerca al final de año trae con ella varios ingredientes que vale la pena aprovechar, acá te contamos cuales son.

También te puede interesar: Conoce al padrino de la trufa blanca

Calabaza

productos de otoño

El ingrediente más famoso de otoño hace su aparición en todas las presentaciones. Desde la clásica calabaza naranja que usamos para decorar, pasando por la calabaza mantequilla (con su dulce sabor es perfecta para una crema o simplemente asada con mantequilla), hasta la pipiana—endémica de México y cuyas semillas se usan para el pipián. Si las ves en la tienda o el mercado no dudes en comprarlas, puedes cocinarlas de varias formas y aportan una nueva dimensión al plato.

Mandarinas

productos de temporada otoño

El cítrico estelar de la temporada comienza a hacer sus primeras apariciones en octubre. Además de su gran sabor tiene vitaminas A, B y C, magnesio, potasio y beta-caroteno.

Hongos silvestres

productos de temporada otoño

Octubre es el último mes en el que podrás encontrar hongos silvestres frescos. Estos no los encontrarás en las tiendas, pero seguro en los mercados sobre ruedas o fuera de lugares como el Mercado de Jamaica y la Merced. Hay muchísimas variedades, pero pregúntale a quien te lo venda como prepararlo, nadie los conoce mejor que ellos.

También te puede interesar: Receta: Risotto de calabaza mantequilla con camarones

Trufa blanca

tejocote
Josef Grunig / Flickr

La más preciada de las trufas comienza a brotar esta temporada. Y aunque se trata de un hongo hacemos un apartado de este por su gran valor en la gastronomía. Proviene de la región italiana de Piamonte y su precio llega a alcanzar hasta €6,000 el kilo. Aunque no es común encontrar el ingrediente en tiendas, es buen momento para estar atento de que restaurantes lo están usando y ir a probar este manjar de la tierra que estará en temporada hasta enero.

Tejocote

productos de otoño
Daniel Manrique / CC BY-SA 3.0

Este fruto, invitado de honor en todas las posadas, tiene un característico sabor agridulce. Aunque sueles verlo rellenando piñatas y como parte del ponche también puedes consumirlo solo o hacer una rica mermelada de tejocote. Tiene un gran contenido de hierro y calcio, y vitaminas B y C.