Es muy común espesar salsas y sopas con un poco de harina regular o de trigo, pero eso implica que muchas personas no podrán probarlo ya sea por enfermedad (celiacos) o simplemente por gusto.

En los últimos años, se ha vuelto tendencia mundial incorporar a nuestras dietas diarias alimentos libres de gluten, y con las fiestas decembrinas a la vuelta de la esquina (organizar cenas y menús) tener opciones distintas para espesar tu gravy o sopa será un alivio.

Aquí te presentamos cuatro opciones fáciles y eficaces para espesar tus salsas:

Con mantequilla

Lo primero que tienes que hacer es reducir tu caldo o sopa, es decir, deja hervir por unos minutos o hasta que baje un poco en la olla. Por ejemplo, si es una caldo de res, deja reducir y limpia la grasa de la superficie, después agrega una barra pequeña de mantequilla (esto depende de la cantidad de sopa o salsa que estés haciendo) y revuelve muy bien con un globo pastelero, la textura será mucho más aterciopelada y espesa.

Con Maicena

La maicena es una gran opción ya que su textura no es tan diferente a la de el harina. Un buen truco es utilizar 1 cucharadita de maicena por 1 litro de líquido, de ahí hay que ir viendo la textura y agregar más según  lo requiera la mezcla. Lo recomendable es que lo agregues en salsas y sopas cremosas que no contengan mucho ácido.

También te puede interesar: ¿Cómo salvar una salsa muy picosa?

Con huevo

Si estás haciendo un postre o crema dulce, el huevo funciona perfecto para espesar. Con tu mezcla en frío o en su defecto “cruda”, añade una yema de huevo y posteriormente cocina u hornea. Ojo, la yema o huevo entero deben estar perfectamente bien batidos antes de incorporar y tiene que estar todo frío o a temperatura ambiente cuando lo hagas, no quieres huevo revuelto de postre. Al añadir calor se cuidadoso, baja la temperatura y bate con fuerza para disolver cualquier grumo.

Reducir a fuego lento

Es la manera más lenta de espesar una salsa, así que si te vas por esta opción, sé paciente. Primero quita la tapa y deja burbujear a fuego lento, muy lento presta mucha atención durante este proceso porque modifica el sabor de tu salsa (seguramente todo se concentrará más), finalmente revuelve con fuerza de preferencia con un globo, prueba y sirve.