Conoce el origen del requesón

Este fermento láctico no está elaborado a partir de la leche, sino del suero restante de otros quesos.
requesón

El requesón es uno de los acompañantes ideales de las garnachas, seguro lo has probado en el relleno de los tlacoyos o las gorditas, en la guarnición de unos tacos de cecina o en unos tamales con elote. Este queso, cremoso con una textura un poco granulosa, proviene de la fermentación del suero láctico restante de la elaboración de algunos quesos de pasta blanda —como el queso crema o el fresco —. 

Descarga nuestra edición especial de verano aquí.

El proceso de elaboración del requesón llegó a América con la conquista, y consiste en exprimir el suero de los quesos blandos para luego fermentarlo con bacterias lácticas y lavarlo a una temperatura de casi 100ºC, de la que se obtiene una consistencia cremosa y color blanco.

Además de sabroso, es muy nutritivo, ya que su contenido de agua ( aproximadamente 80% ) hace que sea muy bajo en grasas y alto en proteínas. También aporta vitaminas A y B, fósforo, calcio y aminoácidos esenciales —importantes para almacenar y transportar nutrientes—.

También te puede interesar: Cinco quesos mexicanos premiados que debes proba

En México no solemos utilizar el requesón en recetas dulces, pero es un gran ingrediente para postres. Puedes probarlo la próxima vez que hornees un panqué —que quedará húmedo y suave—, una gelatina cubierta de coulis de frutos rojos o hasta acompañarlo con tus frutas favoritas en el desayuno.