Una pequeña guía para aprovechar los chiles secos

Para salsas, tacos, adobos y hasta para morder.
chiles secos

Nos dimos a la tarea de clasificar algunos chiles secos y decirte en qué tipo de platillo quedan bien. Aquí algunos ejemplos.

Chile pasilla

El chile pasilla es de color oscuro y de piel arrugada. Se utiliza principalmente en adobos y se combina con proteínas como el cerdo o res (bistec) con papas o frijoles. Pero otra forma de sacarle provecho es hacer la salsa de chile pasilla hervida y guardarla en un refractario, la puedes usar para los huevos rancheros o incluso agregar una cucharada a los frijoles de la olla, le darán un toque diferente.

Cascabel

En su versión fresca (es como una bolita de color verde o naranja) esta variación de chiles secos, se utiliza para preparar el texmole: una platillo caldoso que lleva carne, verduras y se espesa con maíz. Pero en su versión seca queda perfecto para aderezar nopales o incluso para hacer una salsa espesa que bañe el arroz o puré de papa.

Ancho

El chile ancho es uno de los chiles secos más famosos, es de color rojo con tintes cafés oscuros y tiene algunas arrugas. Además de salsas, queda bien relleno (sin piel y semillas) de picadillo. También en la época navideña, algunos lugares lo usan para hacer los “chiles navideños”, como el chile en nogada pero en lugar del chile poblano utilizan el ancho.

Árbol

Este chile de árbol es de color rojo intenso y queda perfecto para hacer salsa macha o unos chiles fritos en poco aceite de oliva con sal y hoja de laurel, de esta manera quedan perfecto para acompañar tacos o papas cambray con sal.