Demasiado a menudo se sirven tequilas de baja calidad alrededor del mundo, colocados en botellas de apariencia lujosa, mientras que los de alta calidad se siguen tomando con limón y sal, alterando su sofisticado sabor.

Mientras que cualquiera debería de sentirse empoderado tomando el licor de la forma que más le guste, nosotros les ofrecemos una guía muy simple para que cuando pidas un tequila no hagas el ridículo. Porque la parte del “oso” siempre pasa después.

Aprende a saber lo que buscas en la bebida

Si estás interesado en probar un tequila de alta calidad o no, hay algunas cosas que deberás tener en mente. “Busca que sea 100% de agave, no aditivos y que por lo general sea de un sólo proveedor” dice Tj Steele, chef del restaurante oaxaqueño Claro. “Existen dos regiones principales que producen tequila; las tierras altas producen, generalmente, uno dulce y afrutado, mientras que los de tierras bajas son más terrosos”.

Desiste de la sal y el limón

Sí necesitas un momento para recuperarte de ésta bomba, lo entendemos.

“A menos que estés en una cata de tequilas y quieras sal para limpiar tu paladar, yo te diría que definitivamente nuca uses sal”, agrega Steele. El destilado debería de tomarse a traguitos.

“Es bueno siempre entender la expresión por lo que es. Limpio es siempre mejor, solo tómalo a traguitos, igual que un buen scotch o un whiskey” dice José María Dondé Rangel, bartender de Cosme, en Nueva York. “Una vez que estás acostumbrado y conoces el sabor, puedes preparar libremente en un cóctel”.

Evita el hielo

Para maximizar el sabor, el tequila debe tomarse a temperatura ambiente. Si lo quieres un frío, te recomendamos colocarlo en el congelador horas antes de consumirlo.

Pon atención al tipo de tequila que vas a pedir

Tequila Joven es el Blanco mixto, con colorante y saborizante. Por lo general suele ser de los más baratos, razón por la cual son los más usados por los bartenders para mezclar bebidas. (Aunque según esta guía tequilera, joven también puede ser una mezcla entre blanco con reposado o añejo, así que checa tus niveles. Casa Dragones tiene unos deliciosos).

¿Qué otra cosa a evadir? Deshacerse de cualquier estereotipo al que esté relacionado una celebridad. “El más grande error que la gente hace es pedir un tequila basándose en las clases altas” dice José María. “El tequila se debe de entender más allá de los comerciales y George Clooney, uno de los estereotipos Hollywodenses”.

Usa a tu bartender como una fuente

“Una gran clave acerca del sabor que compone el tequila es la cantidad de tiempo que se pasa en la madera” dice Steele. “Puedes elegir entre el envejecido blanco o el extra añejo. Dile a tu bartender que es lo que prefieres y pregúntale que te recomienda para tus gustos”.

Recuerda las diferencias entre tequila y mezcal

Y recuerda que el tequila es literalmente un mezcal. Básicamente, el mezcal es definido como cualquier licor destilado del agave, y el tequila es un tipo de mezcal hecho exclusivamente con agave azul (agave tequilano). Todo el tequila viene de cinco partes de México: Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Tamaulipas y/o Jalisco.

Conoce tus variedades

Viene en tres variedades: Blanco (0-2 meses de envejecimiento), Reposado (2-12 meses de envejecimiento) y Añejo (1-3 años). Blanco, el cual es claro, es del tipo más común, por otro lado si complejidad es lo que estás buscando, deja envejecer el destilado por un año en barriles de madera, así obtendrás un añejo de mejor sabor.

Sigue las reglas…pero también rómpelas

Olvida la margarita. Los tequilas añejos hacen sustitutos excepcionales para bebidas oscuras usadas típicamente en un clásico Manhattan y otros cócteles.

Otras cosa. No nos odies, pero el tequila sabe realmente bueno con guacamole.

“No existe una manera errónea de probar tu tequila, mientras sea 100% agave” dice Enrique de Colsa, el maestro destilador de Don Julio. Así que podemos decir, que nos acaba de dar permiso de tomar tequila con guacamole.