5 tragos que marcaron nuestro 2019

Nuestras bebidas favoritas del año, se definen por tener sabores ya aromas herbales.

Los fines de año nos invitan a hacer recuentos como si con ellos pudiéramos detener el tiempo. Pero no hay por qué ponerse nostálgicos. 2020 se presenta como una oportunidad para ponerse al corriente, para probar lo nuevo y para bebernos lo que resta del mundo. Estos son los mejores tragos que probamos en el año que se va. 

1. Carajillo de matcha.

¿Dónde lo probamos?

Madre Café, con Braulio Hernández.

¿Por qué lo amamos?

El mixólogo Braulio Hernández le dio la vuelta a un clásico de la tarde para hacerlo a. m. friendly. Nos gusta que el amargor del matcha, la textura de la leche de almendras y la dulzura de la rumchata se mezclen en cada sorbo.

Orizaba 131, Roma Norte, CDMX.

2. Citronela: gin, hoja santa y flor de sauco

¿Dónde lo probamos?

Carmela y Sal.

¿Por qué lo amamos?

¿A qué sabe combinar gin, un poco de hoja santa y flor de sauco? A un camino ligero, fresco, amargo y anisado que entonan una misma canción.

Torre Virreyes, Pedregal 24, Lomas de Chapultepec, CDMX.

3. Hugo Spritz

¿Dónde lo probamos?

Café Ocampo.

¿Por qué lo amamos?

Si pudieras tomarte la primavera, así sabría: a las notas herbales de la hierbabuena, a las florales de la flor de sáuco y a la frescura de un toque de vino blanco seco de Austria.

Plaza Melchor Ocampo 14, Cuauhtémoc, CDMX.

4. Gin tonic con sansho

¿Dónde lo probamos?

Tokyo Music Bar.

¿Por qué lo amamos?

De la mente de Will Hetzel nace un gin tonic como no habíamos probado. La acidez se siente más chispeante que nunca gracias al ese toque de pimienta japonesa.

Río Pánuco 132, Cuauhtémoc, CDMX.

5. El andariego

¿Dónde lo probamos?

Moyuelo (el Bar), de Óscar Miranda.

¿Por qué lo amamos?

Este no es el clásico juguito de papaya que te hacía tu mamá. Este trago conjunta el ligero picor del Ancho Reyes con una reducción de papaya y un topping de cilantro para darle frescura. Como para darle una mordida.

Av. 7 Pte. 312, Centro, Puebla.