Vinos Pijoan: un proyecto familiar en el Valle de Guadalupe

Este proyecto se preocupa por dos cosas: que el vino sea accesible y hacerlo de la mejor manera posible.

marzo 17, 2021

Vinos Pijoan: un proyecto familiar en el Valle de Guadalupe

Foto: Viñedo Pijoan | Foto: Daniel Anguiano

Vinos Pijoan es una vinícola familiar que está por cumplir los 20 años. Es un proyecto pequeño, lo inició Pau Pijoan en el 2002, un mexicano de origen catalán, quien es médico veterinario de profesión y heredó el gusto por el vino de su familia, por lo que al acercarse la edad del retiro se embarcó en una aventura que cambiaría por completo su camino y el de su familia.

El sueño de Vinos Pijoan comenzó en 1999, cuando Pau tomó un curso en “La Escuelita” (antes de que fuera conocida como tal) con Hugo D’Acosta. El primer vino que elaboraron en este viñedo fue Alborada —que después se convertiría en Leonora—, salió de dos barricas hechas en el garage de su suegra, y con él ganó el 5º lugar en concurso nacional de vinos Día Siete. De ahí, Pau decidió comprar un terreno de 2 hectáreas en el Valle de Guadalupe, Baja California, para comenzar formalmente con el proyecto de Viñedos Pijoan.

También puedes leer: Guía de vinos del Valle de Guadalupe para cualquier ocasión

Familia Pijoan / Foto: Mónica Matz

“Siempre nos ha interesado hacer vinos que sean un acompañante dentro de la mesa, no nos consideramos como vinos que van a ganar medallas y van a estar en concursos, sino más bien queremos hacer vinos que a nosotros nos gusta tomar, que sean un acompañante de la vida diaria. No queremos verlo con tanto esnobismo o elitismo, creemos que el vino es un alimento y que puede formar parte de tu vida diaria”, nos cuenta la winemaker, sommelier y bailarina profesional Silvana Pijoan, quien es la hija menor de Pau y se ha establecido como parte de la segunda generación de este viñedo familiar.

La primera serie de vinos lleva hace referencia a las mujeres de la familia: Silvana, Paulinha, Doménica, Mare y Leonora. En 2009 abrieron la primera sala de degustación y un año más tarde se sumó el vino Convertible Rojo a sus vinos, un tinto elaborado con 80% ruby cabernet, 10% barbera y 10% colombard. “Cuando inició el proyecto yo tenía 9 años, entonces me ha tocado crecer con el vino mexicano. Siempre he estado metida en la vinícola de una forma u otra”, nos cuenta Silvana.

También puedes leer: Sophie Avernin dará un curso de vino gratis (y todavía puedes inscribirte)

Silvana nos cuenta que desde el 2016 está completamente metida en el tema enológico, por lo que sus inquietudes la llevaron a sacar vinos naturales en Pijoan. “Me encargo del viñedo junto con mi papá y de hacer los vinos de la familia, pero también hago vinos naturales porque me generan mucho interés y me han hecho crecer mucho”. Algunos de los vinos que ha sacado de manera independiente son Árbol de fuego, un vino rosado elaborado con zinfandel, grenache y colombard, así como Radical, una colaboración reciente con Masala y Maíz y la Super Cope, elaborado con grenache y chenin blanc.

Silvana Pijoan
Silvana Pijoan, winemaker, sommelier y bailarina / Foto Mónica Matz

Síguenos en Google News para mantenerte informado

Filosofía enológica

En el viñedo se cosechan cuatro diferentes uvas —syrah, grenache, merlot y moscato biagio—, pero además siempre han trabajado de la mano de otros productores de uva en el Valle Guadalupe y el Valle de La Grulla, con quienes hacen una simbiosis. “Compramos en general uvas blancas, porque nosotros no tenemos. Trabajamos con viñedo Bibayoff, que está como a 2 km de donde estamos, a ellos les compramos chenin blanc, moscatel de Alejandría, colombard y, durante los dos últimos años, zinfandel. En La Grulla conseguimos la syrah”, revela Silvana.

En principio buscan trabajar con las mejores uvas, pero no buscan certificaciones. Están trabajando con cultivos fortalecidos con compostas, para las plagas utilizan controles biológicos, además de perros para controlar ardillas, conejos y liebres, y lechuzas para los topos. “Voy tomando cachitos de agricultura regenerativa, de agricultura orgánica, de la biodinámica, también cachitos de no tener intervención para nada en el viñedo, en realidad estamos viendo qué es lo que necesita esa tierra”, nos cuenta Silvana. Así que de momento la filosofía es “hay que trabajar con lo que hay”.

Viñedos Pijoan / Foto: Daniel Anguiano

Vinos Pijoan. Carretera El Tigre Km.13.5, Rancho San Marcos, Poblado Francisco Zarco, B.C.

Horarios: Lunes a Viernes: 10am – 5pm; sábado y domingo: 11am – 6pm

Contacto[email protected]. Teléfono: (646) 127 1251. Instagram: @vinospijoan

Artículos relacionados