¿Qué es el cuerpo del vino y cómo aprender a identificarlo?

Un concepto clave para entender esta bebida.
Cuerpo-del-vino

El cuerpo del vino es una de las características en las que muchos sommeliers, enólogos y conocedores del vino, suelen fijarse a la hora de probarlo. Pero ¿a qué se refieren exactamente? Aquí te explicamos.

También te puede interesar: Vinos mexicanos triunfan en Canadá y ganan 18 medallas

En términos generales, el cuerpo del vino es la forma en la que se siente esta bebida dentro de nuestra boca, es decir, la densidad que transmite al pasar por el paladar.

cuerpo-de-un-vino
Foto: Pexels

Existen tres categorías para definir el cuerpo del vino: ligero, medio o completo. Para saber a qué categoría pertenece, lo más importante es fijarnos y aprender a detectar notas como el alcohol, al azúcar, los taninos y la acidez. Estos factores le dan estructura y con ellos se puede determinar la densidad que tendrá.

También te puede interesar: ¿Cómo abrir un vino sin sacacorchos?

1. Alcohol

Mientras más porcentaje de alcohol tenga, mayor será la sensación de calor y densidad que ese vino aportará a la hora de pasar por tu paladar. Por lo general las etiquetas con un nivel alcohólico superior al 14% suelen tener un cuerpo completo.

produccion-de-vino-cambio-climatico
Foto: Unsplash

También te puede interesar: Aprende a identificar los vinos de postre

2. Taninos

Son los encargados de darle astringencia y amargor al vino, están presentes en las semillas y piel de las uvas, igual que en la madera de las barricas. Así como sucede con el alcohol, mientras más presencia de ellos haya en una botella, más cuerpo. En este sentido también influye la edad del vino y el tiempo que lleve en las barricas.

vinos-de-guanajuato
Foto: Pexels

3. Acidez

Los vinos que te hacen salivar más son más ácidos y tienen un cuerpo más ligero que aquellos con acidez baja. Finalmente, en cuanto a la cantidad de azúcar residual (aquella que no se fermentó y queda en el líquido), mientras mayor sea, mayor será el cuerpo del vino. Lo que quiere decir que por lo general los dulces suelen tener una densidad más alta que los secos.

También te puede interesar: ¿Quieres aprender sobre vino? Te decimos dónde estudiar enología en América Latina

Algunas ideas erróneas del cuerpo del vino:

  • Un vino con poco cuerpo no es bueno, esto es un mito, ya que existen grandes vinos que no necesariamente tienen una densidad alta, todo depende muchas veces de lo que el enólogo que lo elaboró desee lograr. Y aunque el cuerpo del vino es una característica que suma puntos, no significa que solo los completos son buenos.
  • Otro de los mitos en torno a este tema en la industria vitivinícola es el que dice que solo los tintos tienen esta característica. Eso es falso ya que no depende del color del vino sino de su proceso.

Lo más importante para poder entender el cuerpo de los vinos es probar diferentes etiquetas, compararlas y así ir entrenando al paladar para identificarlo fácilmente.

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest