Aprende a identificar los vinos de postre

Dale un toque singular al momento dulce de la comida con una bebida adecuada.
vinos-de-postre

La mejor parte de la comida es el postre y la cereza (o uva) del pastel es tener el acompañante ideal, por eso te damos los mejores consejos para identificar y elegir buenos vinos de postre.

La clave para lograr un buen maridaje en cualquier momento está en encontrar el equilibrio perfecto entre el vino y nuestro platillo, ninguno debe opacar al otro, sino complementarse.

Básicamente los vinos de postre, también conocidos como dulces, son aquellos con un alto contenido de azúcar. Se elaboran por diferentes procedimientos que ayudan a darle ese dulzor característico, en el primero se le añade azúcar directamente en su elaboración y el segundo que es más puro, consiste en permitir que la misma fruta sea la que le dé ese extra de azúcar.

También te puede interesar: Tips para abrir una botella de vino

De acuerdo con Raúl Vega, Wine Consulting y sommelier, podemos identificar los vinos de postre si se encuentran en al menos una de estas clasificaciones:

Vendimia tardía: Significa que se dejó que la uva perdiera naturalmente el agua, se secara y conservara solo los azúcares, por lo que al momento de producir el vino tendremos un mayor grado de dulzor.

Pasificados: Son los vinos que para su producción ponen la uva a secar al sol y así lograr una mayor concentración de azúcares en la fruta.

Botritizados: Aquellos que han sido elaborados con uvas afectadas por un hongo conocido como Botrytis Cinerea, este provoca que la uva comience a perder el agua de su interior y se deshidrate, lo que resulta en una concentración de azúcares, que a su vez brindan aromas y sabores únicos para la vinificación.

Ice wine o congelados: La técnica consiste en dejar sobremadurar la uva en la cepa, evitando cosecharla para permitir que pase por la primera helada de la temporada. El frío provoca que el fruto pierda el agua y tenga una riqueza dulce única.

También te puede interesar: Vinos accesibles y fáciles de beber

vino-con-pay
Foto: Pexels

Los vinos de postre son parecidos a los fortificados y muchos pueden confundirlos, pero no son lo mismo, los dulces se caracterizan por tener un contenido de azúcar a partir de los 50 gramos por litro, esto es lo que los hace perfectos para acompañar los postres.

Para elegir el que sea mejor te recomendamos seguir tus gustos, hay dos opciones elegir un vino que sea igual o más dulce que el platillo o hacer uno que haga contraste, es decir, que sea más dulce o ácido que tu plato. Por ejemplo, los vinos tintos van perfecto con el chocolate, los rosados con los postres cremosos o frutales, especialmente los que tienen fresas y por otra parte los blancos son perfectos para acompañar platillos con ingredientes cítricos.

Síguenos en Google News para mantenerte informado