Pros y contras del pescado enlatado

El pescado enlatado es de lo más popular en las cocinas caseras.

El pescado enlatado está presente en la mayoría de los supermercados del mundo. Y aunque nada se compara con comer un pescado fresco, el enlatado es un producto muy cómodo de utilizar y que se conserva muy bien durante mucho tiempo.

Este método fue descubierto a finales del siglo XVII, por el francés Nicolas Appert, quien prefirió no patentarlo. Pero fue hasta los años 40 que la conservación de atunes y mariscos se popularizó con Grupo Calvo —uno de los mayores productores de atún blanco en lata—. El método de agua o aceite sirve para conservar no sólo pescado, pero también mejillones, angulas y sardinas. Aquí algunos pros y contras de este método.

También te puede interesar: La primera generación de Best New Chefs estará cocinando en Food & Wine Festival MX

Pros

-Muchas de las latas del mercado, tienen la porción indicada de ingesta proteica. Por cada lata de atún de 100 gramos, consumimos 27 gramos de proteína, que es la mitad de lo recomendado al día.

-Es un producto muy versátil y fácil de utilizar. Queda bien en guisos o ensaladas frías.

Contras

-El atún rojo está en peligro de extinción. Mejor optar por otro tipo de pescado, en caso de querer consumirlo.

-El impacto ambiental. Un artículo del periódico El País, indica que en España “un pack de tres latas con 179 gramos de atún supone la emisión a la atmósfera de unos 600 gramos de CO2“. Lo cual equivale a que 1 coche recorriera 6 kilómetros, sólo para producir 100 gramos.

-La conservación en aceite del pescado enlatado aumenta mucho la cantidad de sodio.

-En agua contiene muchas menos proteínas y menos omega 3.