Si la frase “hay cosas que es mejor no saber” aplica en una situación, es en qué contienen las salchichas. Sin embargo a veces la curiosidad es más grande y nos pusimos a averiguarlo.

También te puede interesar: ¿Realmente de qué están hechas las gomitas?

Hay muchos de tipos de salchichas, las hay crudas, curadas o cocidas y pueden ir rellenas de casi cualquier tipo de carne, así que para no generalizar nosotros hablaremos de las salchichas comerciales. Las que están empaquetadas en las tiendas, las que rellenan las banderillas y que están en los carritos de hotdogs. Sabemos que son una forma fácil de obtener proteína, pero también se trata de uno de los productos de carne más procesados.

El primer ingrediente en las salchichas son los restos del animal, es decir, los pellejos, cartílagos, huesos y recortes de los cortes que son utilizados para otras cosas, en ocasiones quitan toda la carne del animal y después lo meten completo a la moledora. Aquí la muelen hasta formar una pasta a la cual añaden cereales, conservadores y otras cosas, de esta forma la producción se abarata ya que únicamente requieren contar con 42% de carne para que se puedan seguir considerando salchichas.

También te puede interesar: ¿De qué está hecho en realidad el queso amarillo?

Los otros ingredientes que usualmente le agregan a las salchichas para mejorar su consistencia y sabor son agua fluorada, (porque el flúor le da una consistencia más suave al relleno) sal, almidón, sulfitos de potasio y sodio (permiten que la grasa y el agua se mezclen), jarabe de maíz o azúcar, saborizantes artificiales (como glutamato monosódico), colorante carmín, proteína de leche pasteurizada y nitrato de sodio.

Como puedes ver, las salchichas tienen muchos más ingredientes que únicamente restos de carne y su contenido de grasas es alto, así que procura comerlas con limitación.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si tu carne está cocida, sin usar un termómetro?

También existen salchichas mucho menos procesadas, hechas casi artesanalmente que vale la pena probar. Una de las formas más fáciles de reconocer si las salchichas que compran tienen muchos químicos es poniendo atención a la grasa en el producto. Sí se nota la separación entre la carne y la grasa es una buena señal, ya que esto quiere decir que no contiene químicos para crear una textura uniforme.