Ya sea que pongas a asar el bistec o cocines chuletas de cerdo en tu sartén favorito, dentro de la cocina o al aire libre, inevitablemente tendrás que descifrar cuándo tu carne está bien cocida.

Aquí, un termómetro de carne es una herramienta crucial y sugerimos que todos tengan uno a la mano. Sin embargo, si no tienes uno o si no está al alcance cuando lo necesitas, la prueba táctil también funciona: toca el corte de carne con el dedo y luego siente la parte carnosa de tu mano debajo del pulgar, la carne todavía está cruda si se siente como la parte carnosa. Ahora sostén el pulgar y el índice juntos: la carne está poco cocida si se siente así. Toca el pulgar con el dedo medio: la carne está término medio (más crudo). Luego, conecta tu dedo anular y tu pulgar: si la carne se siente como la parte carnosa de tu palma ahora, es término medio. Finalmente, une tu dedo meñique y tu pulgar: la carne está bien cocida si se siente así. Este es un método que usan muchos chefs y cocineros.

Pero Angie Mar, propietaria y chef ejecutiva de Beatrice Inn de Nueva York y una de las mejores nuevas chefs de Food & Wine de 2017, que es conocida por sus carnes y costillas, utiliza un método diferente para determinar si su carne está cocinada.

Cuando Mar se detuvo en Test Kitchen hace unas semanas, le mostró al director culinario Justin Chapple como método un probador de pasteles.

Coloca el probador en ángulo en medio del corte, espera un segundo y luego toca el probador con la muñeca. Si se siente frío, la carne está cruda. Si está caliente, está cerca de la temperatura de tu cuerpo, entonces la carne se encuentra medio cocida. Si se siente caliente, está bien cocida.

Chapple generalmente usa un probador de pasteles para determinar si el pescado está completamente cocinado (otro consejo si estás cocinando mariscos este verano), pero usarlo con carne es otra gran idea.

Mar utiliza este consejo para sus exclusivos Rib-Eyes, pero también cuando cocina otros cortes como el hanger steak, que dice que es su otra alternativa favorita a un Rib Eye porque es más económico y tiene el mismo sabor carnoso.