Sabemos que suena tentador guardar todos los productos frescos en el refrigerador. Pero en realidad hay algunos productos que pueden durar más, tener una mejor textura o incluso un mejor sabor cuando no los refrigeras. Estos son los que definitivamente están mejor en otro lugar.

Papas

Este es el último producto que deberías refrigerar por varias razones. La más importante es que de acuerdo con la FSA (Food Standards Agency de E.U.A.) al estar expuestas al frío, el almidón se convierte en azúcar y cuando fríes u horneas la papa, estas azúcares se combinan con la aspargina —un aminoácido de las papas— y producen un químico llamado acrilamida que ha sido relacionado con el cáncer. Las otras son que pierden su sabor y el centro se vuelve mucho más duro, pero estamos seguros que ante la primer razón ya no necesitas más para dejar de refrigerar las papas.

La mejor forma de guardarlas es en una bolsa con agujeros —para que circule la ventilación— y en un lugar oscuro para evitar que les salgan brotes. No las guardes junto a las cebollas (abajo te decimos por qué).

Cebollas

Al igual que el ajo, las cebollas duran mucho más cuando están en una bolsa donde circula el aire en la alacena (u otro lugar oscuro). El problema con refrigerarlas es que pierden su textura porque convierten el almidón en azúcar.

Además evita que estén cerca de las papas, porque la humedad que emiten y los gases que contienen pueden pudrir las cebollas.

También te puede interesar: ¿Cómo deberías cocinar el pollo?

Café

La humedad y este producto no se llevan bien. La humedad hace que los granos o el café molido pierdan algunos de los aceites que LE dan el característico aroma y sabor a la bebida.

Para guardarlo de la forma correcta, la alacena o cualquier lugar seco y a temperatura ambiente funcionan, además siempre usa un molde hermético para evitar que salgan los aromas y que entre el oxígeno.

Ajo

Los ajos duran meses si los guardas en un lugar seco, a temperatura ambiente y oscuro, lo más recomendable es que los dejes en la red que los venden porque permite el aire circular. En cambio, la humedad del refrigerador hace que les salgan hongos, así que evítalo. También toma en cuenta que una vez que abras una cabeza de ajo tienes aproximadamente 10 días para usarla antes de que empiecen a surgir los brotes.

Jitomates

Todo se trata de química. Cuando los jitomates están a temperatura ambiente sus volátiles se conservan, en cambio el frío los descomopone. Estos químicos están relacionados con el sabor y la textura del jitomate. Al refrigerarlos se vuelven blandos e insípidos.

También te puede interesar: El peor error que puedes cometer al asar vegetales según este chef