Cuando cocines pollo debes tomar en cuenta varias cosas para que no quede crudo o seco. A

quí te dejamos algunos tips para lograrlo

También te puede interesar: ¿Cómo arreglar un pastel mal horneado?

Antes de cocinar

Pexels
  1. Asegúrate que el sartén esté bien caliente y de preferencia enjuaga el pollo con agua y un poco de limón antes de que toque el sartén.
  2. Procura sacarlo del refrigerador, 15 minutos antes de cocinarlo. Si lo pones en el sartén muy frío, la cocción no será uniforme y es posible que el centro quede crudo.
  3. Si hace mucho calor y el pollo está congelado, lo mejor es introducir el pollo en una bolsa de plástico y descongelar en un bowl con agua fría, así evitas el crecimiento de bacterias.

En el sartén

AForce
  1. El fuego debe ser de medio o bajo, si lo cocinas a fuego alto terminarás con una pieza de pollo seca y poco jugosa.
  2. Para estar seguros, nunca está de más usar un termómetro. La temperatura ideal para cocinar pollo y olvidarte de las bacterias es de 75 °C.
  3. Un truco muy efectivo es que si por alguna razón, tu pollo está pegado al sartén, lo ideal es que lo dejes cocinar uno o dos minutos más, después verás que es mucho más fácil darle la vuelta y conseguirás una corteza más dorada y un mejor color.
  4. No le des muchas vueltas a las pechugas, sólo provocarás que se sequen más rápido.
  5. Procura que las piezas de pollo que cocines sean de tamaños similares, de esta manera la cocción será uniforme y evitarás que se quemen.
  6. Por último, al sacarlo del sartén, deja que repose un poco. Al igual que con la carne, hay que dejar que los jugos se concentren un poco más.