MEMENTO de Rafa Micha: Otro Oaxaca

Nuestro cronista invitado: Rafael Micha es Socio Fundador y Director en Grupo Habita, experto en relaciones públicas y marketing, conocedor y amante del arte.

Con un anfitrión de primera, Cobarde Oaxaca, abre sus puertas justo enfrente al Templo de Santo Domingo y en lo que será la locación más hot de esta ciudad: OTRO OAXACA. Una nueva propuesta gastronómica de autor, con la mejor vista del lugar y los vecinos más cool del “otro” hotel de Grupo Habita en ese código postal –además de Escondido Oaxaca-, este restaurante cuenta con un estilo casual y una mezcla de fine dinning informal y un estilo pop.

También puedes leer: Migrante: el restaurante de Fernando Martínez Zavala que promueve el mestizaje

El chef Pako Cortés sorprende con una cocina de autor con toques asiáticos, del medio oriente y europeos del este, que se mezclan en platillos que evocan la comida mexicana. En Cobarde Oaxaca –tocayo del bar de mezcales de Puerto Escondido –enfrente de Hotel Escondido y Terrestre- ofrece un menú con vegetales frescos de huertos locales que combinados con proteínas orgánicas mexicanas elegidas especialmente para cada platillo, logran una experiencia gastronómica auténtica e irrepetible.

pueblos-magicos-Oaxaca
Unsplash

Obviamente, Cobarde Oaxaca tiene un paisaje de postal desde su gran terraza que será la nueva imagen más “instagrameada” de Oaxaca, frente a la imponente fachada del exconvento de Santo Domingo y dentro de lo que será el más nuevo hotel de Grupo Habita.  La cocina de Cobarde, está llena de especias, color, sabores memorables que nos invitan a disfrutar de los ingredientes mexicanos con una composición atrevida, abriendo una nueva oferta para locales y visitantes, en una de las capitales gastronómicas más relevantes de nuestro país.

También puedes leer: El restaurante Mishiguene llega a la Ciudad de México

Jaime Cornejo participa con una mixología fresca y vibrante, tragos de alta coctelería, así como los mezcales #detodalavida. De la mano de la chef repostera Erika Cisneros, los postres especiales de Cobarde no se quedarán atrás en este viaje gastronómico. Urge ir, al restaurante, a la terraza, al hotel, a Oaxaca, sus barrios, y sus 7 valles.

Entre risas y sonrisas Cobarde Oaxaca es él lugar para disfrutar, convivir, y ofrecer al comensal una experiencia completa, única y auténtica con un gran servicio, comida y bebidas de la más alta calidad dentro de la Ciudad de Oaxaca. Toda la #411 para los “mexicanos que fruta vendían” en la ciudad de Oaxaca se encuentra en Instagram y por supuesto dos grandes alternativas Cobarde Oaxaca de Pako Cortés y Escondido Oaxaca de Saúl Carranza ahí en el Barrio de la Soledad —al pie del Cerro del Fortín,  su bellísima Basílica de la Soledad, y la antigua escuela ahora convertida en Palacio Municipal de Gobierno.

Pero si no convencen, siempre cumplidores los puestos de “street-food” con antojos de quesillo de Etla y nieves multicolores que son también la mejor opción. En Oaxaca nunca se equivoca en términos de gastronomía, ya sea en el histórico barrio del Ex Marquesado (llamado así en honor a Hernán Cortés) con la Iglesia de Santa María del Marquesado, la decimonónica estación de tren “muy porfiriana” y museo del niño MIO. En Independencia, la iglesia de san Felipe Neri (donde se casó Benito Juárez).

nieves oaxaqueñas
Nieves Oaxaqueñas

Y más adelante el edificio de Telégrafos en Independencia y su arbolada alameda con el Zócalo repleto de laureles de la India. Al lado, los mercados, y todo salpicado por edificios con cantera verde especialmente en honor de nuestra Señora de la Asunción.

¿Sigo? ¿O es más que suficiente? Cómo no destacar la belleza de la Facultad de Derecho donde estudiaron los op cit cerquita del Teatro Macedonio Alcalá el cual se salvó del cambio de nombre gracias a la autoría “Dios nunca muere…”, vecino casi del Ex convento de San Pablo casa de la Fundación Alfredo Harp Helú.

También puedes leer: Beronia inaugura su primer Txoko en México

Oaxaca es sin lugar a dudas es perfecto para comer en Semana Santa y Pascua. Para descubrir sus mercados, enamorarse de cada piedra, de su Jardín Etnobotánico y porqué no, visitar una iglesia. La Oaxaca laica de Juárez bien vale una misa, ya sea en el Patrocinio -justo enfrente del Jardín Paseo Juárez en el barrio de El llano. Con vista a las montañas de la Sierra Norte -donde habita Dios. Y si la casona Del Llano no es suficiente pretexto, visita el Barrio antiguo de Xochimilco con sus talleres y el antiguo acueducto.

Juan Pablo Tavera

Y en ése código postal el Instituto Oaxaqueño de las Artesanía ARIPO y el Barrio del Carmen Alto, la Iglesia de la Virgen del Carmen, Santo Domingo de Guzmán o de plano un tour de “all of the above”.

También puedes leer: ¿Qué es el caldo de piedra y cómo se prepara este platillo preshipánico?

Los lavaderos, sus cenadurías, sus panaderías como Boulenc (mi personal fav) o tiendas de artesanías. O proyectos sociales como Cosa Buena o los pueblos vecinos en el Valle de Oaxaca. Y sus restaurantes todos, ahora salpicados de cocineros rockstars como en Criollo, Pitiona, Alfonsina et al Escala técnica merece Teotitlán del Valle y mi consen Abigail Mendoza o tener la suerte de disfrutar un concierto de órgano en Tlacochahuaya. O viajar hasta Ocotlán y allí merito San Martín. Y más, más, más.

Redes: @rafaelmicha

Sitio web: radarmicha.com 

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest