Esto es lo que come el piloto Checo Pérez para mantenerse en forma

El piloto mexicano de la Fórmula 1 no solo necesita ser hábil en el volante, también debe cuidar su dieta para mantenerse saludable.
checo-perez-formula-1-dieta
  • Edad 31 años
  • Nacionalidad: Mexicana
  • Estatura: 173 cm
  • Peso: 63 kg

Sólo seis mexicanos han participado en Fórmula 1. Entre ellos, el más consistente es “Checo” Pérez, el nuevo piloto de Red Bull y un verdadero ícono del automovilismo en este país. Durante una carrera, su corazón late al mismo ritmo que el de un maratonista. Además, debe mantenerse absolutamente concentrado durante dos horas y soportar hasta seis fuerzas G en las curvas.

También puedes leer: ¿Por qué no deberías cocinar pechugas de pollo con tiras blancas?

Como nos explica José Canales, performance coach de Sergio, ellos trabajan la capacidad aeróbica con running o ciclismo. Además, la fuerza en el cuello es necesaria para evitar lesiones por la inercia generada al acelerar, frenar y tomar una curva. La relación peso-potencia es un factor determinante, así que el cuidado de la dieta es esencial. Checo consume proteínas magras, vegetales y pastas. Evita alimentos procesados y harinas refinadas. La hidratación es clave, ya que en una carrera puede perder de 2 a 3 litros de agua y sufrir deshidratación. Bebe agua isotónica antes y durante el evento lleva una manguera en el casco.

Pasta al pesto con pollo al grill

Sergio necesita una buena combinación de micro y macronutrientes, no sólo por el rigor de las carreras, sino por los viajes constantes. La combinación entre los carbohidratos de la pasta y vegetales, las proteínas del pollo y grasas monoinsaturadas del aceite, le brindan lo que necesita para rendir al máximo y recuperarse adecuadamente después de la carrera.

Pasta al pesto con pollo al grill
Foto: Juan Pablo Espinosa / Producción: Mariana Rojas y Julio Castillo / Dirección de arte: Griselle Montejo

Síguenos en Google News para mantenerte informado

  • Tiempo de preparación 15 min
  • Tiempo total de preparación 25 min.
  • Porciones
    • 4 personas

    Ingredientes

  • 1 pechuga sin piel y sin hueso cortada a la mitad
  • 2 tazas de fettuccine
  • 4 tazas de agua
  • 2 cucharaditas de aceite vegetal
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • 1 taza de tomates cherry
  • 1 pieza mediana de calabaza en rodajas de aprox. 2 mm de grosor
  • ¼ de taza de queso parmesano en láminas
  • PARA EL PESTO DE ALBAHACA
  • 6 tazas de hojas de albahaca fresca (solo hojas)
  • 1 taza de queso parmesano
  • ¾ taza de piñones blancos
  • 1 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1 diente de ajo pequeño

    Pasos

  1. PARA EL PESTO. Con ayuda de un procesador de alimentos o licuadora muele todos los ingredientes hasta formar una pasta no muy espesa y reserva.
  2. PARA LA PASTA. Cocina el fettuccine en agua hirviendo hasta que esté al dente y reserva.
  3. PARA LAS CALABAZAS. En agua hirviendo con un poco de sal, blanquea las calabazas
  4. PARA EL MONTAJE. Sazona la pechuga con sal y pimienta negra y cocínala en una sartén con un poco de aceite por ambos lados. En una sartén limpia agrega un poco de aceite, la pasta, los tomates, la calabaza y el pesto. Saltea unos minutos y sirve con la pechuga de pollo y un poco más de queso parmesano.