¿El chocolate blanco es en realidad chocolate?

No huele ni sabe a chocolate, descubre la verdad detrás del este tipo de "chocolate"
chocolate-blanco

El chocolate blanco es uno de los dulces más populares en el mundo, lo vemos en todas las presentaciones, desde barras enteras hasta coberturas y saborizantes para diferentes recetas. Sin embargo no huele a uno, y mucho menos sabe a una tableta de chocolate amargo o de leche. Entonces, ¿por qué se le llama así y qué es realmente?

También te puede interesar: ¿Amante del chocolate? Ya abrió la primera tienda de experiencias en la CDMX

Si tú ya te hiciste la pregunta: ¿El chocolate blanco realmente es chocolate? Tenemos que decirte que la respuesta es no. Técnicamente no es un chocolate. Resulta que no puede denominarse como auténtico porque no contiene sólidos de chocolate, es decir cacao puro.

chocolate-blanco-barra
Foto: Pexels

¿Por qué el chocolate blanco no es chocolate?

El chocolate blanco es un dulce hecho a partir de una mezcla de manteca de cacao, leche, azúcar, grasa de leche y lecitina. La manteca de cacao es una grasa de origen vegetal con un punto de fusión lo suficientemente elevado para mantenerla sólida a temperatura ambiente. Para que un chocolate blanco pueda salir al mercado debe componerse de un 20% de manteca de cacao, 55% de azúcar, 14% de sólidos lácteos y 3.5% de grasa. Por lo que en verdad no es más que un derivado o subproducto del chocolate. Y si hablamos de términos de salud este producto no tiene los beneficios del cacao más puro como fibra, vitaminas, minerales y una dosis extra de antioxidantes. Aunque algunos estudios han probado que es rico en calcio, gracias a que suele poseer una alta cantidad de lácteos, y vitamina A.

También te puede interesar:¿Cómo hacer trufas de chocolate? Tenemos la receta más fácil y rápida

Otra de las diferencia entre el chocolate blanco y el chocolate puro es que el primero tiene muchas más azúcares y grasas, razón por la que en general su sabor siempre es dulce a diferencia del chocolate negro que tiene diferentes variedades hasta amargas, que dependen del porcentaje de cacao.

chocolate blanco
Foto: Mad Hausfrau / Flickr

Es común encontrar productos que en su etiqueta tengan la leyenda “tipo chocolate” o bien que las barras sean de color blanco en lugar de marfil. Esto ocurre cuando los fabricantes sustituyen la manteca de cacao, que les da ese característico tono ocre, por grasas vegetales o animales que son más baratas. Esto no quiere decir que el chocolate blanco sea el peor o malo, incluso hay algunas marcas que sí incluyen un pequeño porcentaje de cacao en su fórmula. Solo la próxima vez que tengas antojo de uno, te recomendamos tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Busca las mejores opciones o marcas.
  • Revisa sus componentes e ingredientes, sobre todo asegúrate de que incluyan manteca de cacao y no sustitutos.
  • Toma en cuenta el color del chocolate blanco antes de elegirlo.
  • Consúmelo con medida.

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest