Conoce la historia del pozol, la bebida típica del sur mexicano

Una bebida ancestral comestible.
pozol-tradicional

Dentro de la gastronomía mexicana encontramos diferentes bebidas como el tequila o el mezcal. Pero una que también merece reconocimiento es el pozol, pues proviene de la época de las culturas prehispánicas.

También te puede interesar: ¿Por qué el pulque está al borde de la extinción?

Se trata de una bebida espesa hecha a base maíz o cacao, que es consumida principalmente en los estados de Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Yucatán. Se prepara de manera 100% artesanal, tal como lo hacían los antiguos mayas.

pozol
Foto: Flickr

Los mayas-chontales que habitaban el estado de Tabasco fueron los primeros en preparar esta bebida a la que llamaban pochotl. Era consumida principalmente por los viajeros indígenas, pues la consideraban una opción nutritiva e hidratante que ayudaba a mitigar el hambre. Para la llegada de los españoles, el pochotl ya era conocido en todo el sureste mexicano. Ellos lo describían como una bebida agria que los indios tomaban y los hacía resistentes al calor. Fue con la Conquista que el nombre se fue modificando, hasta llegar a pozol.

También te puede interesar: 7 bebidas típicas de Perú

Las antiguas culturas decían que el pozol es una bebida comestible, ya que cuando lo bebes masticas el shish –que en maya significa resto o residuo– que queda asentado en el fondo de la bebida. Justo esto es lo que permite que mitigue el hambre. Se distingue por ser una opción saludable y nutritiva. Es una excelente fuente de energía, proteínas, fibra y calcio. Es sumamente hidratante y cuando se consume fermentado, aporta también microorganismos benéficos como lactobacilos, que ayudan a equilibrar la flora intestinal.

pozol-tradicional
Flickr

¿Cómo se prepara el pozol?

Actualmente existen diferentes variedades de pozol y sus ingredientes varían según el lugar en el que se prepare. Los más comunes son el blanco, hecho únicamente con maíz, el pozol con cacao y el agrio que se prepara con masa de maíz fermentada.

También te puede interesar: ¿Con qué alimentos viajan los mexicanos?

La receta original del pozol consiste en nixtamalizar el maíz, es decir, hervirlo con cal. Después, cuando los granos se hinchan, se envuelven en hojas de plátano y se muelen –en metate y si puede agregar cacao– hasta obtener una masa que se bate en agua. Esas bolitas de masa se sirven con el pozol y pueden comerse. Por lo general el pozol se sirve frío en jícaras y a veces se acompaña con hielos. Ahora muchos le agregan azúcar, pero la receta auténtica de los pueblos indígenas es sin endulzar.  

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest