Conoce la historia de la capirotada y aprende a prepararla fácilmente

Te presentamos al postre mexicano más típico de la Semana Santa.
capirotada

La capirotada es un clásico de la gastronomía mexicana, una de las recetas más antiguas que suele disfrutarse en diferentes estados de México, principalmente en la temporada de Cuaresma.

Básicamente consiste en pan deshidratado en trozos o rodajas, cocido con trozos de plátano, pasas, nueces y cacahuate, posteriormente bañado con jarabe de piloncillo y servido con queso rallado.

Sin embargo, el origen de este delicioso postre se remonta hasta la época del imperio romano, aproximadamente en el siglo IV se preparaba una receta que consistía en trozos de pan bañados en vinagre con agua, al que se agregaban diferentes capas de pollo, queso, alcaparras y pepinos.

También te puede interesar: ¿Cómo nacieron los cochinitos de piloncillo?

Posteriormente apareció en España una receta que es la que se considera la más parecida a la versión actual de capirotada mexicana, conocida como almondrote; consistía básicamente en pan remojado en caldo con trozos de carne y embutidos. Este platillo llegó a América con la Conquista y nuevamente tuvo cambios en sus ingredientes, por opciones dulces principalmente.

La capirotada se volvió una opción muy económica cuando se le quitó la carne y se le dio un significado más religioso, de hecho, su nombre proviene de “capirote”, nombre que se les da a los gorros altos y puntiagudos que usan los sacerdotes en las procesiones de Semana Santa, además al ser un platillo algo austero, adquirió gran simbolismo como una opción para el tiempo de penitencia.

También te puede interesar: Tips para un arroz con leche perfecto

Aprende a preparar capirotada fácilmente

Ingredientes:

  • 6 bolillos del día anterior
  • ½ barra de mantequilla
  • 2 conos de piloncillo
  • 3 rajas de canela
  • 300 g de plátanos rebanados
  • 1 taza de cacahuates pelados
  • 1 taza de nuez picada
  • 1 taza de pasas
  • 2 tazas de queso
  • 3 tazas de agua

Procedimiento:

Corta los bolillos en trozos o rebanadas y úntalos con un poco de mantequilla. Aparte, calienta el agua con el piloncillo y la canela, deja hervir, tapa y cocina hasta que el piloncillo se disuelva y tengas una especie de miel. Unta un recipiente para hornear con mantequilla, acomoda una capa de pan, enseguida añade una capa de plátano, nueces, pasas, cacahuates y queso, enseguida baña con un poco de la miel de piloncillo, repite el procedimiento hasta cubrir todo el recipiente, recuerda que entre cada capa de pan y fruta debes bañar con la miel. Hornea a 180ºC de 15 a 20 minutos y sirve.

Síguenos en Google News para mantenerte informado