Al cocinar, queremos que todo salga perfecto y cuando pelamos ajo, muchas veces lo quebramos con el cuchillo para quitar la cáscara, lo cual provoca que se rompa el diente de ajo y quede cuarteado.  O tal vez, si lo pelas a mano, requieres de muchos limones y granos de café para quitarte el olor.

A veces lo que queremos, es obtener el ajo completo y pelado. Aquí te enseñamos un pequeño truco para que los peles rapidísimo y sin quebrarlos.