Aunque la cocina de Enrique Olvera está firmemente arraigada en los sabores de su ciudad natal, la Ciudad de México, el estilo del chef de Pujol también tiene muchas notas de la cocina japonesa, por lo que 2018 ya se perfila como un año extremadamente ocupado para el chef.

Un nuevo Cosme -restaurante de Olvera en N.Y.-  pronto abrirá sus puertas en Los Ángeles, y aunado a la nueva apertura, el chef aún encuentra tiempo para llevar la cocina mexicana a Tokio con un pop-up.

Del 15 al 18 de mayo, el restaurante Signature del hotel Mandarin Oriental albergará temporalmente a Pujol -que tiene el puesto número 20 en los 50 Mejores Restaurantes del mundo, la mejor lista de restaurantes-  se basará en el espíritu del restaurante y se mantendrá fiel a la filosofía de Olvera de “trabaja con lo que tienes” al incorporar una gran cantidad de ingredientes y técnicas locales.

Según el Mandarin Oriental, la comida constará de nueve platillos elegidos por el chef, un guiño a la tradición Omaskase y se presentarán como una selección de tacos, cada uno con una mezcla de ingredientes mexicanos y japoneses, ambos crudos. Los aspectos más destacados del pop-up, incluyen enmoladas -tortillas de maíz y hierbas cubiertas con mole- y elotitos con mayonesa de café y hormiga chicatana.

La cena tiene un precio de 8,000 yenes -alrededor de $75 dólares- o 18,000 yenes -alrededor de $170 dólares- incluyendo bebidas.

Si ya tienes previsto estar en Tokio por esas fechas, las reservas ya están abiertas. O si realmente quieres ir, el Mandarin Oriental también tiene un paquete completo Pujol-Tokio de alojamiento  desde $1,325 dólares, aunque lamentablemente, incluso a ese precio, no parece que tengas opción de un taco extra.