Cocinar pescado puede sonar sencillo, pero hay ciertos pasos que debes seguir para que todo salga perfecto. Todo empieza desde que vas a la pescadería, debes elegir el pescado perfecto, checar que esté fresco y que huela bien. Después el reto comienza en en casa, ¿cuantas veces no has terminado con un filete seco, salado o incluso pegado al sartén?

Evita estos errores para que todo quede perfecto:

Comprarlo congelado

Siempre es mejor comprarlo fresco. Aléjate de los congeladores y bolsas de pescado pre cortadas, ese tipo de pescado es más propenso a perder el sabor. Además, es mejor saber de donde proviene y cuando fue pescado. Procura preguntarle al vendedor de su origen.

Comprarlo fileteado

Lo ideal es comprarlo completo. Elije el tipo de pescado que más te guste y cerciórate de que sus ojos se vean claros y cristalinos (si están opacos, sal corriendo). Si quieres filetes, pídele al vendedor que te lo corte al momento y guarda el resto para hacer alguna sopa o caldo.

Pexels

Cocinarlo de más

Lo peor que puedes hacer con cualquier tipo de pescado es cocinarlo como si fuera pollo. Recuerda que es un producto muy delicado y lo mejor es que esté suave y jugoso, un buen tip para checar que esté listo es esperar a que se separen un poco las láminas. No debe ni estar firme pero tampoco aguado.

No secarlo

Además de peligroso (si tu sartén tiene aceite), el pescado se puede pegar al sartén. Siempre sécalo un poco antes de cocinarlo.

Quitar la piel

La piel ayuda a retener los jugos e intensifica el sabor, evita retirarla. Notarás la diferencia cuando lo pruebes.

También te puede interesar:  Toyosu, el nuevo mercado de pescado de Tokio abre sus puertas

Poner más aceite de lo que la receta requiere

Gran error. A nadie le gusta un filete grasoso, la clave es poner sólo unas gotas (si es necesario), la respuesta para evitar que se pegue no es es el aceite o la mantequilla.

Presionarlo con la espátula

Esto sólo provoca que se quede sin jugos y que se desbarate al instante. Sé paciente y dale su tiempo para cocerse correctamente.

Usar un sartén que no sea anti-adherente

Es un producto muy delicado, lo menos que necesitas es complicar más el proceso. Utiliza un sartén de teflón o anti-adherente y olvídate de problemas.

Llenarlo de salsas y condimentos

No ocultes el sabor natural del pescado, no necesitas condimentos pesados y salsas que lo opaquen. Lo más sencillo es lo mejor.

Dejarlo más tiempo en el sartén

Un error muy común es que después de cocerlo, lo dejemos en el sartén. Gran error. El sartén aún está caliente y en un abrir y cerrar de ojos, tendrás un pescado seco y sin jugo. Siempre transfiere a un plato de cerámica.