En nuestro país aún no existe una cultura seria de cuidar los océanos, de hecho, según un estudio, realizado por Environmental Defense Fund de México, el 60% de la producción nacional de pescado proviene de la pesca ilegal. Y nosotros, como consumidores en ocasiones apoyamos indirectamente estas prácticas, así que aún hay mucho debemos aprender sobre la pesca sustentable.

También te puede interesar: La escasez de salmón rojo preocupa a pescadores de Alaska

Por eso hablamos con los chefs Juan Pablo Loza (de Rosewood Mayakoba) y Max Sola (de Passion by Martín Berasategui), que son dos de los embajadores del proyecto Pesca con Futuro. Los chefs nos aclararon algunos de los mitos y realidades sobre consumir pescado sustentable.

Mito: Solo algunos pescados son de ‘calidad’

El dicho “más vale malo por conocido que bueno por conocer” es todo lo contrario cuando se trata de comprar pescado. Hay que explorar y probar nuevas especies. Muchas veces en las pescadería encontramos productos que nunca habíamos escuchado, y estamos acostumbrados a apegarnos a lo que ya conocemos. Pero basta preguntar sobre como prepararlo y probar. Esos pescados ‘desconocidos’ están frescos, ya fueron sacados del agua y seguramente saben bien.

“Hay que comprar el pescado que nunca habíamos escuchado o visto antes y probar nuevas formas de cocinarlo. Si queda muy seco, se cocina menos tiempo la próxima. Es importante darle la oportunidad al que ya está afuera del mar y consumirlo. Respetando el trabajo de los pescadores que se esforzaron en sacarlo.” nos dice el chef Juan Pablo Loza

Diversificar el producto que consumimos es esencial para que exista la pesca sustentable. Cuando no consumimos lo que hay por tratar de conseguir lo que solemos ver en los menús de restaurantes, generamos un desperdicio enorme de pesca incidental, como explica Loza, “Ni se queda en el agua ni se consume, y ese es el peor desperdicio.”

Realidad: Probar de todo ayuda a los pescadores

Al comprar estos productos de los que no habías escuchado antes no solamente ayudas a la recuperación de los ecosistemas marinos, también apoyas a los pescadores, que trabajan muy duro para poder mantenerse. Usualmente los pescadores dependen de sacar mero, huachinango, camarones o langosta para poder vender. Y usualmente son productos escasos, en cambio, si diversificamos el consumo, estamos consumiendo de los que nos brinda el mar sin sobreexplotar y apoyamos la economía de los pescadores. “Se trata también de ayudar a la gente que vive de esto, entonces por todos lados es un ganar-ganar,” los resumió el chef Max Sola.

También te puede interesar: Por qué el primer restaurante sustentable de sushi no sirve atún aleta azul 

Mito: En el mar no hay temporadas

Los productos del mar—al igual que los vegetales o frutas—tienen temporadas, y debemos respetarlas para que se sigan reproduciendo. La SAGARPA publica los productos que están en veda, es decir, que está prohibido pescarlos durante un periodo de tiempo para evitar la sobrepesca y sobreexplotación de los ecosistemas marinos. Es importante mantenerse al tanto de estas vedas, para evitar consumir los productos y así bajar su demanda e incentivar a los pescadores a buscar otras especies.

Mito: No hay nada que podamos hacer como consumidores para promover la pesca sustentable

Claro que los pescados más comunes (como el salmón, el atún o la basa) son deliciosos, pero hay muchos más igual de sabrosos que podemos consumir. No solo se trata de probar lo que está en el menú, sino preguntar por la pesca del día, preguntar en el restaurante por otras especies. De esta forma, nosotros como consumidores podemos alterar la ley de la oferta y la demanda para variar la venta de otros pescados en los restaurantes. Por eso Pesca con Futuro ha elegido a cocineros como embajadores, porque cuando estos se suben al barco nos pueden enseñar distintas especies como consumidores, y cuando vayamos a lugares que no la tengan podemos presionar para que todos se suban al bote de la sustentabilidad.

Como explica Juan Pablo Loza, “la verdad es que si quitas los pescados más populares de la carta, al final la gente va a querer probarlo que este en el menú. No se trata de dejar de comerlo, sino reducir el consumo y diversificarlo. Consumir todo lo que nos da el mar, no solo 4 o 5 cosas.”

También lee: 5 errores que la gente comete al comprar pescado

Realidad: Nos conviene reducir el consumo de ciertos productos

Hay productos nacionales de mucha calidad, como la trucha de Zitácuaro o la tilapia de Chiapas, que en ocasiones son ignorados porque preferimos consumir cosas como el salmón chileno. Pero por ejemplo, el Juan Pablo nos comenta que “la mayoría [del salmón], aunque no todo, tienen problemas de sobreproducción, por lo que tienen que medicarlos y el agua tiene ciertos hongos, esto no es bueno para la salud. En cambio, las truchas de Zitácuaro están en agua fresca, son alimentadas con algas, y su consumo es más saludable.”

No intentamos asustarte, simplemente es entender que hay mucho que podemos hacer todos para promover la pesca sustentable y “parar con la pesca masiva, respetar los océanos, hacer un esfuerzo por entender la veda y desacostumbrarnos a querer comer de todo, todo el tiempo”, finalizó el chef Max Sola.