La noche que probamos los mejores vinos de México

El Concurso Mundial de Bruselas premió estos vinos mexicanos y nosotros pudimos probarlos.

diciembre 25, 2019

La noche que probamos los mejores vinos de México

Foto: Cortesía

¿Quieren saber qué es estar en el cielo? Hace unos días pudimos estar ahí para tocarlo, olerlo y probarlo. Fue en el día de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre. Con su perdón pero ese día no ayunamos ni guardamos. En realidad celebramos a lo grande, con un menú de nueve tiempos en la vinícola El Cielo. El salón que por la mañana alberga el restaurante Latitud 32, por la noche estaba vestido con manteles elegantes y centros de mesa naturales que sin embargo, no se entrometían entre el vino y la nariz de los comensales. 

También te puede interesar: Vuélvete experto con este curso de vinos mexicanos

El vehículo que nos llevó de la mano fue el vino: las etiquetas que ganaron los títulos nobiliarios de Gran Oro o Vino Revelación en el Concurso México Selection by Concours Mondial de Bruxelles de Aguascalientes y en el Concours Mondial de Bruxelles que se hace anualmente en Suiza.

También te puede interesar: El responsable del fraude más grande en el mundo del vino

Cocinaron varios chefs. Todos se lucieron con sus preparaciones tuneadas específicamente para cada vino que maridaron, a petición–ojo, nariz y boca– de Georgina Estrada, la sommelier de casa. Javier Plascencia preparó chivito prensado; David Castro Hussong, una tostada de jurel; Jonatán Gómez Luna, su chirmol; Rodrigo Rivera Río, una paleta de cabrito; Alfredo Villanueva; unos mejillones ahumados que siempre recordaremos. 
Los vinos fueron el contexto, el platillo fuerte. Las etiquetas ganadoras procedían de distintos estados productores de México y de todo tamaño de bodegas: las familiares, las medianas, las gigantes. La historia se contó sola; en México la vara está cada vez más alta. 

Durante la noche probamos el Don Luis Voignier 2018 de L.A. Cetto del Valle de Guadalupe. Su acidez chispeante y gran frescura nos dejó claro que es uno de los mejores blancos de este país. De rosados, el Irana Malbec Rosé 2018 de la Vinícola Renacimiento de Aguascalientes, con una producción tan pequeña que después de la cena ya no quedaban botellas. De la casa que nos recibió, El Cielo, Capella Merlot 2015 de gran complejidad aromática y Caipirinha 2016, que fue producido para el restaurante homónimo con sede en la CDMX. Este vino de taninos redondeados y sedosos, perfecto para maridar con carne, fue reconocido como el Vino Tinto Revelación Mundial 2019 en el Concours Mondial de Bruxelles en Suiza. 

De la uva tannat –una uva difícil de encontrar en México– probamos Elite Tannat 2016 procedente de la bodega Altotinto de Valle, en el Valle de Guadalupe. Para los postres probamos el espumoso Brut Nature 2017 de la Vinícola Puerta del Lobo en Querétaro y el gran Los Cedros Fusión 2017 de la Sierra de Arteaga en Coahuila, con sus frutos negros y tabaco. Todos ovacionamos la estructura y el equilibrio de Don Leo Gran Reserva 2012 de la vinícola Don Leo en Coahuila y la complejidad y corpulencia de Roganto Malbec 2014 de la Bodega Roganto en Ensenada.
Cada vino fue una postal de su tierra, del saber hacer de quien lo produce. Al final, quedó claro lo que dijo en la bienvenida a la cena el director Concurso México Selection by Concours Mondial de Bruxelles, Carlos Borboa: “sin temor a equivocarnos estos son los mejores vinos de México”.  

Artículos relacionados