Cosas que aprendimos de Julia Child

"El único momento para hacer dieta es cuando estás esperando a que la carne se cocine" -Julia Child
Julia Child

Julia Child es una de las mujeres más importantes dentro del mundo gastronómico, debido a su determinación y amor por la cocina, en especial la francesa. Child fue estudiante en la prestigiosa escuela de cocina Le Cordon Bleu, donde aprendió todo  lo necesario para convertirse en chef  y posteriormente ser la mujer que introdujo la gastronomía y refinamiento francés en Estados Unidos, gracias a su libro Mastering the Art of French Cooking y posteriormente su programa de televisión.

Hicimos una pequeña selección de las cosas más valiosas que aprendimos de la cocinera:

Compra local y fresco

Aunque este punto no es nuevo y actualmente estamos regresando a comer productos libres de pesticidas y locales, para Child esto siempre fue muy importante. Al cocinar ella siempre impulsó a los productores de verduras bostonianos (donde vivía) e iba a la carnicería local de Cambridge, Savenors. No importa qué tipo de cocina prepares, trata de apoyar a la comunidad y compra en los mercados y puestos semanales.

El vino es tu mejor amigo

No puede ser beuf bourguignon sin un poco de vino. Y aunque no es mandatorio agregar vino a todo lo que cocinas, unas gotas hacen toda la diferencia. Pero recuerda que debes dejar que reduzca un poco después de agregarlo para que conserve el aroma y sabor.

La mantequilla es la clave

Probablemente este es el punto calve de la cocina de Child: mantequilla, mantequilla y más mantequilla. Claro, todo en exceso es malo, pero un poco de mantequilla puede realzar tu salsa, dorar tus panes, añadir sabor a tu pollo rostizado o darle vida a un pastel. Esta es el arma secreta de muchas cocinas, úsala.

Sustituye los echalotes

Uno de los mejor tips que aprendimos de su libro, fue cómo sustituir los echalotes cuando se nos acabaron o simplemente no conseguimos. La respuesta es simple, utiliza la parte verde de la cebolla o bien hierve un poco de cebolla blanca y úsalo como sustituto.

Papa para lo salado

Este gran consejo debe estar presente en tu memoria cada vez que cocines. Si por alguna razón tu sopa quedó muy salada, ralla una papa cruda deja hervir y después cuela. La papa absorberá la mayor parte de la sal y tu sopa volverá a la normalidad en cuestión de minutos.