Nota: En nuestra edición de junio, hicimos un homenaje a muchas mujeres en el mundo de la gastronomía. Creamos un listado de algunas de las figuras femeninas más prominentes de la cocina en Latinoamérica –aunque estamos conscientes que nos faltaron muchas-. Nos contaron sobre su visión, su recorrido, los retos que han enfrentado como mujeres y la visión a futuro que tienen de la cocina. Presentamos tan solo una vitrina que pretende funcionar como amplificador. Este es el tiempo de ellas.

A sus 95 años asegura que aún da guerra, y es que eso no lo dudan quienes la conocen. La han llamado la “gran dama de la gastronomía mexicana”, siendo británica, porque quizá no exista otra persona que haya recorrido con obstinación todo México en busca de mercados, cocineras regionales, ingredientes olvidados y en plasmar en letras todos estos hallazgos. La aventura, la curiosidad y la sed de conocimiento corren por sus venas, factores que la hicieron llegar hasta los lugares más recónditos en busca de un mole, de una receta que debía dominar o de un chile que no había visto.

Sus más de 12 libros publicados muestran su dedicación y su amor por la cocina mexicana. A pesar de que lo culinario está en el centro de su vida, afirma que con su difícil carácter era imposible tener un restaurante. Polémica, sin pelos en la lengua y con una fuerte personalidad, Kennedy no aguanta la mala comida y afirma que identifica a un buen chef cuando logra hacer deliciosas las cosas comunes. En su casa de San Pancho, en Michoacán, una finca autosostenible, todavía beneficia el café, siembra el trigo con el que prepara el pan y tiene una huerta orgánica de frutas y verduras. Sus libros son un referente indiscutible de quien quiera conocer más sobre la mesa y los ingredientes mexicanos.