En vez de cortar mangos como en el hack de TikTok, prueba estos métodos

No tienes que poner en riesgo tus manos para poder aprovechar al máximo el mango
cortar mangos

Si perteneces al grupo de personas que durante la pandemia se volvieron fanáticos de scrollear los videos de TikTok por horas entonces seguramente ya estás enterado de este hack. Se trata de una forma de cortar mangos algo inusual que se ha vuelto viral con más de 12 millones de vistas, pero nosotros te sugerimos que mejor no lo intentes.

También te puede interesar: 3 ventajas inesperadas de usar cuchillos más afilados

La principal razón es porque puedes cortarte la mano si intentas rebanar un mango de esa forma, seguro lo recordarás si viste nuestra clase de cuchillos con Sergio Camacho. Nunca deberías de intentar cortar algo sin una base de apoyo. La segunda es que podrías tirarte un diente al tratar de sacar el hueso del mango. Por eso te damos dos técnicas para cortar mango que son mucho más seguras.

@katiefeeneyy

what do you guys think?🥭 ##howto

♬ original sound – katiefeeneyy

Como una paleta

La recomendación es conseguir un tenedor de mango, puedes encontrarlos en internet y tiendas con productos de cocina, como este de Liverpool que solo cuesta 96 pesos el set de dos o utilizar un palo para elotes —de esos que tienen la punta afilada—.

Si no lo has usado antes es muy sencillo. Solo tienes que tomar el mango y ponerlo boca abajo (con la parte más delgada recargada en una tabla). Sostienes el mango con la mano y clavas el tenedor o palillo hasta llegar al hueso, presiona para que la filosa se encaje en el hueso. Luego solo pelas el mango y tienes una paleta tropical que puedes completar con chamoy o Miguelito. Una vez pelado puedes congelarlo cubierto de una bolsa por 1 hora y tendrás un la paleta helada más natural.

Usar la cáscara como plato

Coloca el mango en una tabla con la “panza” para arriba, corta horizontalmente lo más pegado que puedas al hueso de mango para obtener el máximo de carne por ambos lados.

Con las dos “mejillas” sobrantes puedes hacer dos cosas. Una es comerlas directo con una cuchara como si la cáscara fuera un plato. La otra es cortar cubos sin atravesar la cáscara y después servirlos en un plato separándolos de la cáscara con el cuchillo.